Navigation – Plan du site
Politiques du religieux et religions politiques

«No es la religión de Cristo». La figura de Jesús de Nazaret en el socialismo español hasta 1936

Joseba Louzao Villar

Résumés

Cet article analyse l'image de Jésus de Nazareth que produit le socialisme espagnol entre la fin du XIXe et le début du XXe siècles, dans des journaux tels que El Socialista et La Lucha de Clases et différents ouvrages de référence. Jusque dans les années trente, le socialisme a présenté la figure de Jésus comme un antécédent du socialisme. C’est pour cette raison qu’elle est devenue un élément central dans le conflit normatif entre le catholicisme et la laïcité.

This article will explore the image of Jesus of Nazareth in Spanish socialism in the late nineteenth and early twentieth centuries, through its publications (El Socialista or La Lucha de Clases) and books. Until the thirties, socialism discussed this religious figure as an antecedent of socialism. For this reason, the image of Jesus became a central element of the anticlericals complaints within the normative conflict between catholicism and laicism.

Este artículo analiza la imagen de Jesús de Nazaret en el socialismo español entre finales de siglo XIX e inicios del XX, a través de sus publicaciones (El Socialista o La Lucha de Clases) y libros. Hasta la década de los treinta, el socialismo debatió sobre este personaje religioso como antecedente del socialismo. Por eso mismo, la imagen de Jesús se convirtió en un elemento central de las denuncias anticlericales dentro del conflicto normativo entre catolicismo y laicismo.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Jáuregui, Ramón y García de Andoin, Carlos (eds.), Tender puentes. PSOE y mundo cristiano, Bilbao, (...)
  • 2 Ibid., p. 12.

1En 2001, José Luis Rodríguez Zapatero – por aquel entonces secretario general del Partido Socialista Obrero Español – prologaba un libro que, bajo el título de Tender puentes, trataba de establecer algunas reflexiones sobre las intrincadas relaciones entre el mundo cristiano y el PSOE1. En la aportación de quien llegaría a ser presidente del Gobierno español (2004-2011), se señalaba que, aunque lo habitual fuese plantear la cuestión de la vinculación entre socialismo y cristianismo como un juego de espejos contrapuestos, existía «una historia común» que permitía poder hablar de «lo cristiano socialista», que además formaba parte de la identidad del partido2. Para ello, recogía la historia de Vitorino Martín, un odontólogo católico que en la Segunda República había intentado afiliarse al PSOE en la localidad vizcaína de Sestao. Solo el mandato de la Comisión Ejecutiva Nacional permitió a Martín pertenecer al partido ante las constantes trabas impuestas local y regionalmente, porque este hombre era un católico de «comunión diaria» y activo miembro del Patronato religioso del municipio, para terminar siendo asesinado en la guerra civil por las tropas franquistas.

2Este ejemplo pone de manifiesto que los lazos establecidos entre el socialismo español y el cristianismo – o, mejor para nuestro estudio de caso, el catolicismo – fueron conflictivos y, en muchos casos, opuestos. Por tanto, este artículo tiene como objetivo principal analizar cuál fue la posición de la figura de Jesús de Nazaret en el discurso socialista español entre finales de siglo XIX e inicios del XX. Jesús se convirtió en un personaje y en una imagen recurrente, pero también discutida, entre los militantes del partido hasta, al menos, la década de los treinta. Y, por ello, no fue extraño encontrar interesantes referencias en la prensa socialista a la idea de un Jesús como precedente necesario del socialismo, del que la Iglesia se alejaba constantemente al cooperar con la explotación del capitalismo. En definitiva, el «no es la religión de Cristo» que encabeza este texto fue una fórmula utilizada conscientemente en el enfrentamiento entre clericalismo y anticlericalismo para remarcar la pretendida incoherencia del antisocialismo eclesiástico. Así que, probablemente, lo primero que debamos establecer es si fue posible ser católico y socialista en la España de entresiglos.

¿Católico y socialista ?

  • 3  Pla y Deniel, Enrique, El legítimo obrerismo y la herejía socialista, Ávila, Imprenta Católica de (...)

3A primera vista, hasta para el observador más informado parece evidente que ser católico practicante y socialista no era la autoidentificación personal más lógica y razonable. La Iglesia católica, a través de su jerarquía y de los religiosos, estableció desde mediados del siglo XIX un discurso frontal ante el socialismo. En España, por ejemplo, Enrique Pla y Deniel aseguraba en una carta pastoral elaborada en su periodo como obispo de Ávila que el socialismo «era una herejía y una secta que niega la espiritualidad e inmortalidad del alma, la existencia de Dios, la familia la patria y la propiedad»3. Esta era la opinión generalizada en los ambientes católicos, refrendada en artículos de prensa y obras de propaganda y en la política cotidiana municipal, además de ser sancionada por los diversos papas de la época. Porque no hay que olvidar que León XIII tampoco se quedó corto en la condena de este «nuevo error» en su encíclica Quod apostolici muneris, que aseguraba :

  • 4 Quodapostolicimuneris. Carta encíclica de S.S. León XIII sobre el socialismo, el comunismo y el nih (...)

Es fácil comprender, Venerables Hermanos, que Nos hablamos de aquella secta de hombres que, bajo diversos y casi bárbaros nombres de socialistas, comunistas o nihilistas, esparcidos por todo el orbe, y estrechamente coaligados entre sí por inicua conspiración, ya no buscan su defensa en las tinieblas de sus ocultas reuniones, sino que, saliendo a pública luz, confiados y a cara descubierta, se empeñan en llevar a cabo el plan, que tiempo ha concibieron, de trastornar los fundamentos de toda sociedad civil. Estos son ciertamente los que, según atestiguan las divinas páginas, mancillan la carne, desprecian la dominación y blasfeman de la majestad (Iud. epist. v. 8.).4

4Por su parte, y desde la orilla anticlerical, los socialistas españoles devolvían a la Iglesia una contra-imagen negativa, construida a través de múltiples denuncias y acusaciones sobre la hipocresía de sus comportamientos. Así podemos leer en el Catecismo de la doctrina socialista, elaborado por Felipe Carretero, uno de los principales líderes del movimiento en Vizcaya, y altamente divulgado en los años veinte en los diversos ámbitos de militancia socialista :

  • 5 Carretero, Felipe, Catecismo de la doctrina socialista, Bilbao, s.e., 1906, p. 18.

 ¿Qué conducta deben observar los socialistas en materia religiosa ? El socialista es anticlerical porque entiende que para la Humanidad ha pasado el tiempo de explotar las creencias religiosas, y porque las iglesias son firmes sostenes de los capitalistas, de las desigualdades sociales, y porque el Socialismo en su esencia es materialista.5

  • 6 El Noticiero Bilbaíno, 24-XII-1906.
  • 7  Carta de José Aldaco a Miguel de Unamuno, fechada el 3-IV-1899 y recogida en Gómez Molleda, María (...)
  • 8 Turiel, Constantino, Recuerdos de mi vida y las luchas mineras, Gallarta, Ediciones Beta III Mileni (...)

5Aun así, estos ataques no desembocaban necesariamente en críticas radicales de la religión en esencia, aunque también las hubiese y no fueran minoritarias. De hecho, no fue infrecuente que militantes socialistas aseguraran que no solamente eran anticlericales, sino también antirreligiosos6. Por ello, para algunos miembros del partido estos ataques antirreligiosos eran totalmente inaceptables : «no tendré yo por mal socialista el que cree de bien grado en la divinidad, y sí, en cambio, me parece malo el que la ataca»7. O, como recomendó Jaime Vera a las Juventudes Socialistas, no había por qué declararse ateas, ya que sería contraproducente8. Sin embargo, se apoyase una idea u otra, todos defendían la manifiesta incompatibilidad entre ambos mundos, la Iglesia y el socialismo, definidos como contrapuestos ideológica, moral y culturalmente.

  • 9 Acción Socialista, 20-VI-1915 (citado en Díaz-Salazar, Rafael, La izquierda y el cristianismo, Madr (...)

6Asimismo, habrá que destacar también que el choque entre socialismo y catolicismo fue mucho más radical en España que en otros países, donde incluso llegaron a surgir corrientes de socialistas cristianos, que terminaron por conformar la Federación Internacional de Socialistas Religiosos – liderados por el pastor protestante suizo Leonhard Ragaz, autor de un libro llamativo desde el título Von Christus zu Marx, von Marx zu Christus [De Cristo a Marx y de Marx a Cristo] (1929). Por el contrario, para el socialismo español era bastante improbable conjuntar en una misma cultura política catolicismo y socialismo, aunque hubo quien lo intentó (Fernando de los Ríos). Por ello, en el seminario Acción Socialista J. Mella se preguntaba retóricamente : «¿Qué católico de corazón habrá de venir a nosotros aunque digamos que la religión es asunto particular ? Y a la inversa, ¿qué socialista sincero puede ser católico de corazón ?»9. La línea de fractura era, por tanto, asumida y profunda.

  • 10  Cueva Merino, Julio de la, Clericales y anticlericales. El conflicto entre confesionalidad y secul (...)

7En cualquier caso, y como ya hemos señalado, la figura religiosa de Jesús de Nazaret estuvo presente en la propaganda socialista hispana, lo que hace que nos debamos preguntar sobre estas reivindicaciones : ¿Era una estrategia de atracción de los obreros que mantenían un arraigado cristianismo o si en el movimiento socialista hubo cierta presencia de obreros católicos ? O, en otras palabras, ¿Era una estrategia de atracción de los obreros que mantenían un arraigado cristianismo o en el movimiento socialista hubo cierta presencia de obreros católicos ?10 El esclarecimiento del tema no es sencillo y aún queda mucho trabajo por realizar para poder responderla de una manera concluyente. Pero tendemos a pensar a que este uso fue más bien simbólico, algo que también hicieron otros grupos de la izquierda española, para dar un mayor contraste moral a las actitudes criticadas.

  • 11  Ibárruri, Dolores, El único camino, Madrid, Castalia, 1992.

8Ahora bien, a pesar del proceso de secularización vivido y las duras denuncias a la Iglesia, no hizo romper radicalmente con un pasado religioso. En muchas ocasiones las disertaciones socialistas parecían acercarse más a un deísmo de carácter humanista que a un ateísmo militante. Un hecho que no puede ser sorprendente, ya que el peso simbólico del cristianismo aún pervivía en actitudes y conciencias. Muchos de los militantes obreros, como Dolores Ibárruri, la Pasionaria – en cuyo pseudónimo había obvias raíces cristianas –, habían sido devotos creyentes durante una parte de su vida, lo que dejó un importante poso espiritual y religioso que se volvía a manifestar cada cierto tiempo11.

  • 12 Echevarría, Toribio, Viaje por el país de los recuerdos, Donostia-San Sebastián, Sociedad Guipuzcoa (...)
  • 13  Echevarría, Toribio, El Hijo del Hombre. Vida pública de Jesús de Nazaret según los evangelios, Me (...)
  • 14 Martínez Barrera, José María, Miguel de Unamuno y el protestantismo Liberal Alemán, Caracas, s.e., (...)

9Sin desdeñar tampoco los coqueteos con diversas corrientes protestantes de varios militantes socialistas reconocidos, ya que este tipo de propaganda tuvo cierto influjo a nivel intelectual y popular en el campo del anticlericalismo. Como reconoce en sus memorias el dirigente socialista guipuzcoano Toribio Echevarría, la lectura de libros protestantes a pesar de la oposición y prohibición familiar, fueron muy importantes para la conformación de su ideario vital12. De esta forma, ya en el exilio pudo escribir El Hijo del Hombre. Vida pública de Jesús de Nazaret según los evangelios. Un texto que dedicó significativamente a la memoria de su madre, «que en su corazón profesaba un Cristianismo limpio de beatería y sin demasiadas complicaciones teológicas»13. Sin olvidar, además, los contactos unamunianos con la teología protestante liberal alemana entre 1890 y 1910 que, pese a que se ha discutido su influencia en Unamuno, tuvieron cierto reflejo en sus activas colaboraciones con el semanario socialista bilbaíno, La Lucha de Clases14.

  • 15  Andrés Gallego, José, « La Iglesia y la cuestión social : Replanteamiento », en AA. VV., Estudios (...)

10Si retomamos la pregunta que encabeza este apartado,habrá que destacar lo señalado por José Andrés-Gallego, quien afirmó hace décadas la presencia de católicos en los orígenes del sindicalismo socialista15. Además de los ejemplos clasificados por el profesor navarro, también hemos encontrado un texto característico en defensa del sindicalismo desde posiciones anarquistas que nos ofrece alguna pista sobre la evidente existencia de católicos en el movimiento obrero

  • 16 Solidaridad Obrera, 22-IX-1922.

[dentro del sindicato] el religioso sostiene una [moral], el ateo otra, el individualista otra, y el comunista otra y, todas ellas totalmente opuestas, puede sin embargo, por la misma razón de sus existencia, fundamentar la moral del Sindicato sobre la base que todo el mundo trabaje.16

11Aunque la presencia católica en el socialismo, y por extensión en el sindicalismo de la Unión General de Trabajadores (UGT), esté fuera de toda duda razonable, parece evidente que en la España de entresiglos era una minoría incómoda tanto para el mundo católico como para el socialista.

Jesús, el Rojo

  • 17  Hinterhäuser, Hans, Fin de siglo. Figuras y Mitos, Madrid, Taurus, 1998 [1997], p. 16. También pue (...)

12A nivel internacional, el periodo de crisis entre 1880 y 1914, según confirma el especialista Hans Hinterhäuser, reforzó un sentimiento de decadencia que terminó por revitalizar la figura de Cristo, como «patrimonio común de toda la literatura europea de Fin de siglo»17. Las novelas aportaban personajes que podían relacionarse con el propio Jesús, en un intento de introducir la figura del Salvador y Redentor dentro de la propia crisis personal que vivieron los intelectuales de la época, como en el caso español el propio Miguel de Unamuno. La novela Jesús en la fábrica de Ramón Sánchez Díaz, un cántabro asentado en Bilbao, defendió un socialismo conservador y utópico a través de un personaje de carácter mesiánico. El ideal de justicia era el pilar de una obra que concluía con una escena final que se asemejaba a la última cena cristiana :

  • 18  Sánchez Díaz, Rafael, Jesús en la fábrica, Madrid, Prieto y Cía., 1911, p. 301.

los obreros, viendo que Jesús se alzaba y que temblaban sus labios, callaron solemnemente y abrieron todos el cáliz de su corazón para recibir la miel de un amor esperado : – ¡Hermanos míos, hermanos míos… !18

  • 19  Fillion, Louis-Claude, La existencia histórica de Jesús y el racionalismo contemporáneo, Madrid, C (...)
  • 20 Echevarría, Toribio, Viaje por el…, op. cit., p. 177.

13En paralelo, durante el siglo XIX y, sobre todo, en el universo protestante, se produjo un intenso debate sobre la figura del Jesús histórico y la historicidad de los evangelios19. Esto favoreció que se expandieran ideas y opiniones sobre la inexistencia de la realidad histórica de Jesús, que popularmente fue reproducida en folletos vendidos en kioscos y barberías o repartidos en las giras campestres organizadas como boicot simbólico a la Semana Santa católica20.

  • 21  Una primera aproximación fue elaborada por Arbeloa, Víctor Manuel, « Jesús visto por socialista an (...)
  • 22 El Liberal, 24-III-1921.
  • 23  Los entrecomillados recogidos en este párrafo han sido recogidos de La Lucha de Clases, 29-XI-1897 (...)
  • 24 El Liberal, 15-XII-1920.

14Como consecuencia de este proceso de revitalización del personaje de Jesús, fue fácil encontrar reivindicaciones en publicaciones socialistas del Jesús rojo, del mártir sublime y de un largo etcétera de variantes similares, que buscaban representar en Jesús gran parte de su ideal de justicia21. De hecho, el periodista vizcaíno Teodosio Mendive incluso llegó a decir que Jesús «fundó con sus discípulos el primer Soviet»22. Por eso mismo, como ya se ha destacado anteriormente, la figura de Jesús también se convirtió en un núcleo importante de las descalificaciones anticlericales ante lo que consideraban la «hipocresía» y la «inmoralidad clerical» dentro del conflicto normativo en relación al catolicismo que se dirimía en aquella época. No en vano, Jesús fue descrito como un «agitador de las masas» que dio «una nueva moral al mundo»23. Y, quizá, quien mejor supo manejar estos estereotipos en el socialismo español fue Tomás Meabe, definido por Miguel de Unamuno como un «cristiano de antípoda»24.

  • 25  Álvarez Junco, José, « El anticlericalismo en el movimiento obrero », Jackson, Gabriel et alii., O (...)

15Por todo lo anterior, tal y como señaló José Álvarez Junco, la novela de Víctor Hugo Cristo en el Vaticano fue unos de las lecturas preferidas en el anticlericalismo español y, por tanto, también en el socialismo25. La historia de este relato era elocuente : Jesucristo entraba en el Vaticano confuso e indignado ante la riqueza que mostraba el palacio papal. En todo caso, los debates no tardaron en producirse en las páginas de las publicaciones socialistas sobre la consideración de la figura de Jesús. De esta forma, Marín Civera y Joaquín Mencos debatieron sobre el carácter socialista o no de Jesucristo en las páginas del diario El Socialista. El primero, que terminó alimentando la militancia sindicalista en el partido de Ángel Pestaña, escribió en el suelto que originó la polémica :

  • 26 El Socialista, 22-IV-1927. Sobre Civera Ruiz Pérez, « Masonería y posibilismo libertario : La activ (...)

algunos han calificado a Jesús de socialista ; pero nada más lejos de esta apreciación. Sin embargo, era un hombre que rebasó su época. […] Las prácticas comunistas de sus propósitos se movían en círculo bien estrecho y limitado de interés de secta meramente. Y aun este sacrificio no es más que la esperanza de la compensación, de la dicha en el reino futuro. […] Su pensamiento es la proyección ideal, el sueño de un mundo en que no existan las injusticias ni las diferencias ; pero lo cree irrealizable en la vida terrestre.26

16Como puede comprenderse por lo citado hasta aquí, pronto este texto fue respondido pocos días después en el propio espacio de la publicación socialista. Otro militante socialista, Joaquín Mencos, contradecía la opinión de Civera :

  • 27 El Socialista, 4-V-1927.

No comparto su opinión. A mi juicio, Jesús predicó el comunismo y la primitiva Iglesia cristiana fue comunista, aunque ahora el catolicismo lo anatematice. Cierto que las prácticas comunistas de los primeros cristianos se movieron en una círculo bien estrecho ; pero, ¿no era, acaso, ya entonces la aspiración del cristianismo abarcar el mundo entero ? Al declarar Jesús incompatible la perfección moral con la riqueza, ¿no condenaba tácitamente la propiedad ? […] Un hombre justo y espiritualista como Jesús no puede menos de ofrecer una justicia en ultratumba a quienes los hombres no se la hacen ; pero esto no implica que rechace la justicia humana que sólo puede alcanzarse dentro de un régimen socialista.27

17Como es comprensible esta contestación ejemplifica una opinión mayoritaria en el socialismo español, que remarcaba la ética original cristiana como proyecto de justicia social. Sin embargo, Civera no atendió a estas razones y continuó el debate dando voz a la otra gran corriente de pensamiento dentro del socialismo español :

  • 28 Ibid., 3-VI-1927.

Quizás se me arguya que el ferviente idealismo de Jesucristo y su promesa del reino futuro sea paradójicamente una proyección ideal, un sueño utópico, nacido de la carencia de perfección y el exceso de injusticia ; pero contra esto redargüiré que lo que menos se necesita es que nos prometan lo que no tenemos o no somos capaces de alcanzar en esta vida, sino que se nos dé, o al menos, que se trate de una manera práctica y pronta de ponernos en situación de conseguirlo. Y, sobre todo, que no se alargue mucho y venga cuando ya no lo podamos gozar. Porque a mi no me puede satisfacer promesa alguna para más allá de la vida.28

¿Una nueva fe ?

  • 29 Zugazagoitia, Julián, El asalto, Viamonte, Madrid, 2004 [1930]. En todo caso en esta obra, se utili (...)
  • 30 El Liberal, 31-III-1921.

18El socialismo ofrecía en ocasiones un discurso cuasi-religioso, algunos podrían decir que substitutivo de la religión, cargado de multitud de referencias a una esperanza mesiánica y redentora. Por ejemplo, en El asalto, una novela escrita a inicios de los treinta que trata de narrar los inicios del socialismo vizcaíno, Julián Zugazagoitia presentaba las jornadas de huelga obrera como la Semana de la Pasión o el Sábado de Gloria, equiparando las fechas con las de la Pasión cristiana, aunque en este caso se trataba más bien de subvertir el simbolismo católico29. Y también se utilizaba un vocabulario religioso en algunas denuncias públicas ante la situación cotidiana en la zona industrial y minera, un maestro nacional en su viaje por la Arboleda afirmaba que era «un alto deber humanitario, que los maestros lleven también la luz de la verdad a esas masas ignorantes que viven en el purgatorio de sus dolores, esperado un nuevo Mesías que ha de redimirles»30.

19Por su parte, Miguel de Unamuno fue de los primeros autores en España que reflexionaron sobre sobre el Primero de Mayo, intentando sacralizar en cierta medida a la celebración socialista :

  • 31 El Socialista, 1-V-1907.

si la Iglesia católica ordena a sus fieles que dediquen el descanso del domingo a los oficios del culto religioso…, la comunión socialista debe pedir que el descanso, la huelga pacífica del 1º de Mayo, se dedique a un culto también, culto a los ideales de emancipación social.31

20Pero no solamente fue Unamuno. Fernando de los Ríos, que fue uno de los pocos intelectuales socialistas que intentó conjugar socialismo y cristianismo, se expresaba en las mismas páginas en términos parecidos :

  • 32 El Socialista, 12-V-1924.

 Y el Primero de Mayo es, a partir de 1890, el día en que los soldados de la nueva fe levantan a un tiempo su cara para escudriñar en el futuro, discernir el ideal que les polariza y enderezar el sendero que les orienta hacia él, día de esperanza en el reino a venir, según unos ; en el reino que se está formando bajo nuestros pies y con los dolores y amores de todos, según otros. [Y de los Ríos continuaba su artículo haciendo profesión de su fe] ¡Cuántas y profundas analogías tiene el actual movimiento obrero con el primitivo movimiento cristiano ! […] Años de persecución sañuda, de martirios frecuentes, de befa y escarnio que aún no han terminado ; ¡es la edad heroica de todo ideal que pugna por cambiar el centro de gravedad de la Historia !32

  • 33  Lo de lo erasmista lo explica Peces-Barba, Gregorio, « Religión y Estado en Fernando de los Ríos » (...)

21Y es que Fernando de los Ríos fue uno de los socialistas que se declararon cristianos, si bien «erasmista» – tal y como había comentado en su exilio estadounidense a los miembros de la aduana, según explicó su hija –, y todo su pensamiento se ve enmarcado por una profunda preocupación religiosa33. De hecho, defendía que la religiosidad se relacionaba con el ansia de libertad, lo que le alejaba de los planteamientos materialistas al uso en la época dentro del PSOE. Sin embargo, su posición fue muy minoritaria dentro del partido (quizá el único nombre al que se le pueda unir es el catedrático de literatura Andrés Ovejero), que nunca supo atraer a sus filas a los católicos practicantes e, incluso, las tesis de Fernando de los Ríos nunca fueron aceptadas por la directiva socialista.

  • 34 Turiel, Constantino, Recuerdos de mi…, op. cit., p. 110.

22Eso sí, también hubo intentos de sacralizaciones que intentaban escapar del laberinto de la simbología cristiana. Constantino Turiel, un socialista de la cuenca minera, recordaba en su autobiografía que Jaime Vera, uno de los miembros del grupo fundacional del PSOE, había comentado ante una delegación de jóvenes militantes que el socialismo era «una nueva religión con nuevas costumbres, y por eso se desentiende de todas las demás conocidas, porque todas ellas, en su ya larga historia, no han logrado la redención humana»34. Con todo, la teoría y la práctica no pudieron tener recorridos convergentes.

Una consideración final

  • 35  El entrecomillado en La Lucha de Clases, 7-III-1896 y la colaboración con los explotadores en Ibid (...)
  • 36  Burleigh, Michael, Poder terrenal. Religión y política en Europa : de la Revolución francesa a la (...)

23No hay espacio suficiente para profundizar adecuadamente en muchos de los complejos aspectos aquí recogidos, sin embargo, hay que concluir que la idea de un Jesús como antecedente del socialismo y del que la Iglesia, que «no es la religión de Cristo», se alejaba constantemente al cooperar con la explotación del capitalismo, fue una base del conflicto entre clericalismo y anticlericalismo en las primeras décadas del siglo XX35. Por mucho que se dijese que era una nueva fe, no hay considerar que se pudiese crear en la España de entresiglos una religión de substitución ni una religión política. Tanto el cristianismo como el socialismo compartían un esquema escatológico y redentor similar y, como asegura Michael Burleigh, era fácil trasponer algunos de los elementos claves de su interpretación de la realidad36. Asimismo, el peso sociológico y cultural del cristianismo fue determinante en el capital simbólico conformado en España a lo largo de los siglos.

24Dicho esto, cabe concluir asegurando que la tensión entre religiosidad y socialismo se merece una nueva aproximación historiográfica, al igual que la construcción de las diversas imágenes que sobre el Jesús histórico se han elaborado a lo largo del siglo XIX y XX, quizá un tema abandonado y que podría darnos mucha información sobre la cultura y sociedad de la época. Aunque hubo una cierta incompatibilidad entre el socialismo y el catolicismo en España, el lugar ocupado por Jesús de Nazaret en las críticas y los impulsos internacionales, que demostraban que se podía ser socialista y creyente religioso, hicieron que una línea minoritaria consiguiese sumarse posteriormente al proyecto del Partido Socialista Obrero Español en la década de los sesenta y setenta, y que hoy siguen siendo una sensibilidad con voz dentro de la militancia socialista. Aunque esa ya es otra historia.

Haut de page

Notes

1  Jáuregui, Ramón y García de Andoin, Carlos (eds.), Tender puentes. PSOE y mundo cristiano, Bilbao, Desclée de Brouwer, 2001.

2 Ibid., p. 12.

3  Pla y Deniel, Enrique, El legítimo obrerismo y la herejía socialista, Ávila, Imprenta Católica de Sigirano Díaz, 1924, p. 17.

4 Quodapostolicimuneris. Carta encíclica de S.S. León XIII sobre el socialismo, el comunismo y el nihilismo, 28 de diciembre de 1878 [consultable en italiano en http://www.vatican.va/holy_father/leo_xiii/encyclicals/documents/hf_l-xiii_enc_28121878_quod-apostolici-muneris_it.html] : « Comprendete facilmente, Venerabili Fratelli, che Noi parliamo della setta di coloro che con nomi diversi e quasi barbari si chiamano Socialisti, Comunisti e Nichilisti, e che sparsi per tutto il mondo, e tra sé legati con vincoli d’iniqua cospirazione, ormai non ricercano più l’impunità dalle tenebre di occulte conventicole, ma apertamente e con sicurezza usciti alla luce del giorno si sforzano di realizzare il disegno, già da lungo tempo concepito, di scuotere le fondamenta dello stesso consorzio civile. Costoro sono quelli che, secondo le Scritture divine, contaminano la carne, disprezzano l’autorità, bestemmiano la maestà ».

5 Carretero, Felipe, Catecismo de la doctrina socialista, Bilbao, s.e., 1906, p. 18.

6 El Noticiero Bilbaíno, 24-XII-1906.

7  Carta de José Aldaco a Miguel de Unamuno, fechada el 3-IV-1899 y recogida en Gómez Molleda, María Dolores, El socialismo español y los intelectuales : cartas de líderes del movimiento obrero a Miguel de Unamuno, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1980, p. 272.

8 Turiel, Constantino, Recuerdos de mi vida y las luchas mineras, Gallarta, Ediciones Beta III Milenio/ Museo Minero de Gallarta, 2001, p. 110.

9 Acción Socialista, 20-VI-1915 (citado en Díaz-Salazar, Rafael, La izquierda y el cristianismo, Madrid, Taurus, 1998, p. 104).

10  Cueva Merino, Julio de la, Clericales y anticlericales. El conflicto entre confesionalidad y secularización en Cantabria (1875-1923), Santander, Universidad de Cantabria/ Asamblea Regional de Cantabria, Santander, 1994, p. 170.

11  Ibárruri, Dolores, El único camino, Madrid, Castalia, 1992.

12 Echevarría, Toribio, Viaje por el país de los recuerdos, Donostia-San Sebastián, Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones, 1990 [1968], p. 102.

13  Echevarría, Toribio, El Hijo del Hombre. Vida pública de Jesús de Nazaret según los evangelios, Mexico, s.e., 1966.

14 Martínez Barrera, José María, Miguel de Unamuno y el protestantismo Liberal Alemán, Caracas, s.e., 1982, p. 280 explica que esa relación no fue « decisiva y determinante en la trayectoria religiosa de Unamuno » y, por su parte, Benítez, Hernán, El drama religioso de Unamuno (y cartas a J. Ilundain), Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, 1949, p. 15 se refiere al « deslumbramiento protestante ».

15  Andrés Gallego, José, « La Iglesia y la cuestión social : Replanteamiento », en AA. VV., Estudios Históricos sobre la Iglesia española contemporánea, San Lorenzo del Escorial, 1979, pp. 101-104.

16 Solidaridad Obrera, 22-IX-1922.

17  Hinterhäuser, Hans, Fin de siglo. Figuras y Mitos, Madrid, Taurus, 1998 [1997], p. 16. También puede verse Burrow, John, La crisis de la razón : el pensamiento europeo (1848-1914), Barcelona, Crítica, 2001 [2000].

18  Sánchez Díaz, Rafael, Jesús en la fábrica, Madrid, Prieto y Cía., 1911, p. 301.

19  Fillion, Louis-Claude, La existencia histórica de Jesús y el racionalismo contemporáneo, Madrid, Centro de Publicaciones Católicas, 1911.

20 Echevarría, Toribio, Viaje por el…, op. cit., p. 177.

21  Una primera aproximación fue elaborada por Arbeloa, Víctor Manuel, « Jesús visto por socialista anticlericales españoles », en Jáuregui, Ramón y García de Andoin, Carlos (eds.), Tender puentes. PSOE y mundo cristiano, Bilbao, Desclée de Brouwer, 2001, pp. 119-126.

22 El Liberal, 24-III-1921.

23  Los entrecomillados recogidos en este párrafo han sido recogidos de La Lucha de Clases, 29-XI-1897 ; Ibid., 15-VII-1899 y Ibid., 7-X-1894.

24 El Liberal, 15-XII-1920.

25  Álvarez Junco, José, « El anticlericalismo en el movimiento obrero », Jackson, Gabriel et alii., Octubre 1934, Madrid, Siglo XXI, 1985, p. 292.

26 El Socialista, 22-IV-1927. Sobre Civera Ruiz Pérez, « Masonería y posibilismo libertario : La actividad masónica de Marín Civera », en Ferrer Benimeli, José Antonio (coord.), La masonería en Madrid y en España del siglo XVIII al XXI : tomo II, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2004, pp. 1005-1021.

27 El Socialista, 4-V-1927.

28 Ibid., 3-VI-1927.

29 Zugazagoitia, Julián, El asalto, Viamonte, Madrid, 2004 [1930]. En todo caso en esta obra, se utiliza el simbolismo religioso católico para subvertirlo.

30 El Liberal, 31-III-1921.

31 El Socialista, 1-V-1907.

32 El Socialista, 12-V-1924.

33  Lo de lo erasmista lo explica Peces-Barba, Gregorio, « Religión y Estado en Fernando de los Ríos », en Jáuregui, Ramón y García de Andoin, Carlos (eds.), Tender puentes. PSOE y mundo cristiano, Bilbao, Desclée de Brouwer, 2001, pp. 93-94. Sobre Fernando de los Ríos. Zapatero, Virgilio, Fernando de los Ríos : biografía intelectual, Valencia, PreTextos, 1999.

34 Turiel, Constantino, Recuerdos de mi…, op. cit., p. 110.

35  El entrecomillado en La Lucha de Clases, 7-III-1896 y la colaboración con los explotadores en Ibid., 25-XII-1899.

36  Burleigh, Michael, Poder terrenal. Religión y política en Europa : de la Revolución francesa a la Primera Guerra Mundial, Madrid, Taurus, 2005, p. 292.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Joseba Louzao Villar, « «No es la religión de Cristo». La figura de Jesús de Nazaret en el socialismo español hasta 1936 », Amnis [En ligne], 11 | 2012, mis en ligne le 26 septembre 2012, consulté le 21 avril 2014. URL : http://amnis.revues.org/1698

Haut de page

Auteur

Joseba Louzao Villar

Instituto de Historia Social Valentín de Foronda, España, joseba.louzao.villar@gmail.com

Haut de page

Droits d'auteur

© tous droits réservés

Haut de page