Navigation – Plan du site
Les politiques culturelles en Europe et en Espagne

Política cultural, política exterior : balance de la proyección de Cataluña en Francia (siglos XIX y XX)

María Llombart Huesca

Texte intégral

1Las políticas culturales participan en la elaboración del proyecto nacional de cualquier territorio con reivindicaciones identitarias, del mismo modo que su reconocimiento internacional se impone como necesario. En consecuencia, la política cultural exterior de una comunidad cultural juega, junto a la diplomacia, un papel relevante a tener presente por los gobiernos e instituciones con pretensiones nacionales.

2En Cataluña, la política exterior en materia de cultura responde a una coyuntura histórica propia, en relación directa con su vinculación al Estado español y, más recientemente, a su necesaria adaptación al panorama general europeo. En este artículo nos interrogamos acerca del proyecto cultural exterior de Cataluña, que primero se lleva a cabo a través de instituciones independientes vinculadas a las elites políticas e intelectuales y que, más recientemente, se ejecuta desde la máxima institución catalana, la Generalitat. Se trata, en definitiva, de analizar a qué responde dicho proyecto, qué cultura se exporta y la imagen de país que se pretende proyectar. Para ello, nos interesa observar cómo la actual política cultural exterior encaja con sus precedentes históricos y cómo se ha ido articulando institucionalmente hasta la actualidad, adaptándose al cada vez más complejo panorama internacional.

Catalanes en Francia : una perspectiva histórica

3La promoción a nivel internacional de la cultura catalana no es nueva. Aunque no sea posible hablar de políticas culturales en los términos actuales, podemos remontar al siglo XIX para encontrar iniciativas institucionales de proyección cultural en el exterior. La complejidad del periodo, con sus grandes cambios políticos, culturales, sociales y económicos, hace difícil tratar la cuestión globalmente, pero es posible distinguir una serie de ejes directores en materia de proyección internacional, como serían la reivindicación de una cultura diferenciada de la española, la vinculación de modernidad con catalanidad, la denuncia del « problema » catalán y la lucha por una relativa normalización cultural. Las iniciativas son, en su gran mayoría, dirigidas por determinadas elites intelectuales o políticas.

4Francia es, tradicionalmente, un territorio privilegiado por los catalanes. Los vínculos son históricos – en particular en las zonas fronterizas , resultado y motor de un intercambio cultural intenso. Las relaciones se dan en tres direcciones distintas, con vasos comunicantes : por un lado, con la cultura « oficial » francesa, que es la que a nivel internacional la representa tradicionalmente ; por el otro, con la cultura occitana o provenzal, que nos llevaría a remontar a la Edad Media aunque se interrumpirían entonces para retomarse en el siglo XIX ; y, por último, las relaciones con el Rosellón, cuyo territorio estuvo unido al del resto de Cataluña hasta el Tratado de los Pirineos en 1659. Las culturas occitana y rosellonesa son culturas definidas en Francia como regionales.

  • 1 Sobe el tema, ver, entre otros muchos trabajos: Comas i Güell, Montserrat, «Set Cartes de Frederic (...)
  • 2 Sobre el Rosellón y su identidad ver, entre otros : Grau, Roger, De Roussillon en Catalogne, Perpig (...)

5Con los occitanos, los vínculos se vivificaron en el siglo XIX, en el marco de las respectivas Renaixences, movimientos que finalmente siguieron dinámicas muy distintas. El desacuerdo enturbió las relaciones cuando el ideal catalán incorporó el elemento político a las aspiraciones culturales, mientras que los provenzales se limitaron a llevar a cabo un proyecto regionalista, mucho menos ambicioso1. La evolución del catalanismo, a finales ya del siglo XIX, marcará la distancia e interrupción entre ambos, y las relaciones no se renovarán hasta los años de la Primera Guerra Mundial. La colaboración se restablecerá a través de publicaciones periódicas y de la participación occitana en instituciones catalanas. Por su parte, la Renaixença también se había manifestado en el Rosellón, aunque con una intensidad mucho menor que en Barcelona y más en la tónica occitana que del modelo catalán. Cuando las reivindicaciones catalana y occitana se distanciaron, el Rosellón se alineó con el mundo provenzal2. A pesar de todo, en la cultura catalana que se exporta hay todavía poca proyección internacional, y mucho más un proyecto de construcción identitaria.

  • 3 Aubert, Paul, «La Catalogne et la France : une histoire culturelle (1888-1937)», in Leal, Brigitte (...)
  • 4 Trenc, Eliseo, «La peinture catalane entre Barcelone et Paris, 1888-1906»,… op. cit., pp. 173-187.

6Con respecto a la cultura « oficial » francesa, las relaciones entretejidas a lo largo de los siglos XIX y XX no pueden desligarse de la evolución política catalana, de su tradición republicana y de la evolución del catalanismo. La cultura francesa empieza a simbolizar para los catalanes, desde el siglo XIX, la modernidad europea. La compleja francofilia de los cuadros políticos e intelectuales catalanes favorece el acercamiento a la cultura y a las elites francesas. En la segunda mitad de siglo, los modernistas catalanes se proponen transformar la cultura catalana en una cultura moderna y toman París como modelo, símbolo de la civilización, del progreso y de la cultura3. Desde esa perspectiva, el resultado no es tanto la proyección exterior de la cultura en Francia como la recepción de un modelo cultural, el francés, para la cultura catalana. París se convierte de este modo en un centro de formación para artistas y escritores. Más que proyección de la cultura catalana en París, la presencia catalana ahora hay que entenderla como una oportunidad para estas elites de impregnarse de un ideal de modernidad4.

  • 5 Sobre esto último, ver Martínez i Fiol, David, Els voluntaris catalans a la Gran Guerra, Barcelone, (...)
  • 6 Las relaciones con Joseph Rivière, director de la revista Soi-même, favorece el acercamiento litera (...)
  • 7 Prudon Moral, Montserrat, «La muestra A.C. (1906-1939) o Vanguardia en Cataluña. Entre arte y liter (...)

7Novecentistas y vanguardistas intensificarán sus relaciones con la cultura francesa. De obligada cita es la Exposición universal de Barcelona en 1888 y la Exposición internacional de París en 1937. También la Primera Guerra Mundial puso de realce la mayoritaria – aunque no exclusiva – francofilia catalana, más allá de la mitificación de la participación catalana al lado de los aliados5. Algunas iniciativas culturales del periodo que sucede a la guerra son interesantes, como las propuestas por Ferran Canyameres, que se instala en París y entra en relación con el mundo editorial francés6, y también Joan Pérez-Jorba funda una revista, L'Instant, revue franco-catalane d'art et de littérature7.

  • 8 Corretger, Montserrat, Alfons Maseras. Intel·lectual d’acció i literat, Barcelone, Publicacions de (...)
  • 9 Lafont, Robert, L'Occitanie, op. cit.; Alquezar i Montanés, Manuel, La correspondència entre Loïs A (...)

8En periodos de dictadura, el vínculo con Francia es utilizado como instrumento para denunciar la política de los gobiernos de España con respecto a Cataluña. Así, en los años 20 y bajo la dictadura de Primo de Rivera se fundan en París la Fundación Cambó -creada por el líder de la Lliga Francesc Cambó- y la Société pour la promotion de la culture catalane, la cual edita Le courrier catalan que dirige un exiliado en París, el escritor Alfons Maseras ; o se crean, de la mano de Joan Estelrich, las éditions Raymond Lulle8. Todo ello con el objetivo de promover la cultura catalana a escala internacional, de denunciar la represión en Cataluña, de promover la identidad catalana y de obtener el apoyo de intelectuales, instituciones y políticos franceses y extranjeros, más allá de que responda también al objetivo de contraponerse a la resistencia llevada a cabo por el líder progresista Francesc Macià, refugiado en Francia. También las relaciones catalano-occitanas se intensifican en vísperas de la Segunda República, bajo la dictadura de Primo de Rivera. Con los occitanos las relaciones se vivifican igualemente : mientras en Cataluña nacen instituciones y se organizan actos catalano-occitanos, se funda en Toulouse (1928) la Société d'Etudes Occitanes (SEO) que sigue el modelo del Institut d'Estudis Catalans, rechaza el regionalismo y se nutre del mecenazgo catalán9.

  • 10 Carta de Achille Bertrand à Francesc Macià, Barcelone, 3/10/31, ANC [inv.264 ] Francesc Macià, 4822 (...)
  • 11 Blade i Desumvila, Artur, Felibres i catalans, Barcelone, Rafael Dalmau Editor, 1961, pp. 47-48. Ba (...)

9La instauración en España de la Segunda República y el establecimiento de un gobierno autónomo en Cataluña, la Generalitat, con su consecuente Estatuto de Autonomía, permite poner en marcha una estrategia gubernamental internacional. Se trata, sin embargo, de un periodo de intercambios culturales llevados a cabo más en Cataluña que en el exterior, a través, por ejemplo, del Instituto Francés de Barcelona cuyo director, Achille Bertrand, entró en contacto con Francesc Macià a finales de 193110. En el ámbito occitano, la proclamación de la República en Cataluña se acompaña de múltiples manifestaciones de simpatía, a la vez que el gobierno catalán apoya a los panoccitanistas, quienes sueñan en una Gran Occitania.11 Los occitanos ofrecen incluso un Libro de Oro al presidente Macià para sellar la amistad entre ambos pueblos, lo cual no excluye que hubieran tensiones entre unos y otros.

  • 12 Grau, Pierre, «L’aide des félibres aux intellectuels catalans», Sagnes, Jean et Caucanas, Sylvie (é (...)
  • 13 Massot i Muntaner, Josep, Antoni M. Sbert, agitador, politic i promotor cultural, Barcelone, Public (...)
  • 14 Zervos, C., Gudiol, J. M., et Soldevila, F. L'art de la Catalogne, Paris, Cahiers d'Art, 1937. Et D (...)

10Durante la guerra civil y la dictadura franquista que le sucedió, la utilización del territorio francés como plataforma de desarrollo de iniciativas culturales catalanas y de reivindicación ante la represión ejercida por el régimen franquista con respecto a la cultura catalana, es evidente.12 La Generalitat, con el apoyo de las elites intelectuales, crea una Comissió de Propaganda exterior bajo la dirección de Jaume Miravitlles, que se propone « la elevación cultural y física de nuestro pueblo y difundir el conocimiento por todo el mundo », para lo cual se propone enviar delegaciones al extranjero y crea en 1937 una Junta de Relacions Culturals para coordinar la proyección exterior de Cataluña y organizar la intervención de los intelectuales en las relaciones exteriores (reuniones internacionales, congresos, manifestaciones de afirmación cultural en el extranjero, organización de conferencias, sesiones de información y de viajes de propaganda)13, y en marzo organiza en París una exposición de arte catalán en el Musée du Jeu de Paume14. Bajo la dirección de Antoni M. Sbert, el Departamento de Cultura de la Generalitat suministraba también los medios necesarios al mantenimiento de la Fundació catalana de la Sorbona.

  • 15 Sobre la presencia catalana en Francia durante el franqusimo ver, entre otros : Llombart Huesca, Ma (...)

11Las relaciones establecidas durante la guerra facilitan la posterior instalación en Francia de una estructura política catalana autónoma a la española. Durante el franquismo, la Generalitat se mantendrá simbólicamente en el exilio a pesar de las múltiples dificultades y no dudará, en particular en los primeros años, en llevar a cabo una intensa labor de proyección y promoción de la cultura catalana y de apoyo a la creación, ya sea a través de comisiones de cultura o de desarrollo y apoyo a iniciativas editoriales e institucionales de carácter distinto. Todo ello más allá del despliegue de otras muchas iniciativas culturales que ya no emanan de la Generalitat y que cumplen también con el objetivo fundamental de proyectar la cultura catalana en el exterior15.

  • 16 Tasis, Rafael, «Història de la Revista de Catalunya (1924-1956)», Revista de Catalunya, Paris, n° 1 (...)

12En realidad, los representantes políticos catalanes se organizan rápidamente en Francia con el objetivo de desarrollar una estrategia de proyección tanto política como cultural, aprovechando precisamente la expatriación de las instituciones políticas catalanas. Conscientes de la importancia de lograr el apoyo de las autoridades francesas, los dirigentes catalanes ofrecen una imagen prestigiosa de su cultura. En París, la Generalitat abre en octubre de 1939 una oficina en la calle de la Pépinière, la « Layetana office », a pesar de todo poco activa. La Fundació Ramon Llull, más o menos heredera de la Institució de les Lletres catalanes, declara desde un primer momento que su objetivo es el mantenimiento de la cultura catalana y la ayuda a los catalanes, por lo que se propone multiplicar los proyectos y las actividades de salvaguarda y de difusión cultural. Entre otros, publicó en Francia la Revista de Catalunya, aunque más en pro de una continuidad cultural que de una proyección internacional16.

13Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, la Generalitat en el exilio, en el marco de una efervescencia cultural fruto de las esperanzas que despierta la victoria aliada, retoma por algún tiempo la edición de la Revista de Catalunya y apoya un sinfín de actividades de proyección cultural en Francia. Con el tiempo, la actividad cultural en el país vecino irá a menos y pronto ya no será capitalizada por las instituciones en el exilio sino por organismos independientes.

Siglo XX : la Generalitat de Catalunya en la Transición y primera post-transición

14Tras la muerte de Franco y en el marco de construcción de un estado democrático en España, el papel que las nuevas instituciones ofrecen a la cultura, tanto en España como en Cataluña, cambia radicalmente.

15El restablecimiento de la Generalitat de Catalunya (1977), pone rápidamente de manifiesto la voluntad de desarrollar una política cultural propia y potente. En los años 80, la política cultural catalana se centra más en el desarrollo de proyectos dirigidos al interior que en la proyección exterior, a pesar de lo cual el interés de promover una política cultural en el ámbito internacional también se hace patente. El margen de maniobra en el nuevo marco institucional no era sencillo, ya que la capacidad de acción de la Generalitat en materia de política exterior estaba limitada por la legislación.

  • 17 Vilar, Miquel (dir.), Memòria del Departament de Cultura . maig 1980-desembre 1982, Barcelona, Dep. (...)
  • 18 Ibid.

16El propósito de lograr el reconocimiento internacional de la realidad nacional catalana a través de la proyección internacional de una cultura propia, se hace patente al analizar las acciones que se llevan a cabo. La « Memoria de actividades » del departamento de cultura de 1982 expone ya como labor indispensable proyectarse en el exterior como cultura nacional diferenciada del resto de culturas del Estado español17. Esto se había traducido por la creación de un servicio de relaciones culturales (octubre 1980) para promover, potenciar y coordinar los intercambios culturales con entidades e instituciones, oficiales o no, de fuera de Cataluña, por lo que se desarrolló una política de subvenciones para la difusión de la cultura catalana a instituciones y consulados extranjeros en Barcelona, y de intercambios culturales con Gran Bretaña, Sardeña en Italia o la región francófona de Canadá, el Quebec, además del envío de libros a los departamentos de catalán de las Universidades extranjeras o a instituciones extranjeras especializadas en la cultura catalana y a los casales catalanes, centros de reunión de los catalanes expatriados18.

  • 19 Ibid., pp. 372-373

17Si el proyecto era ambicioso, el ámbito de acción era todavía reducido y su alcance limitado, pero ponía las bases para proyectos futuros y mantenía y creaba redes internacionales que tendrían su fruto más adelante. Es interesante subrayar la atención especial prestada al Centre d'Études Catalanes (CEC) de la Sorbona en París, creado en 1977, financiado desde Catalunya, y por entonces único instituto de cultura catalana presente fuera del territorio. Un análisis de las actividades programadas desde el CEC en esos primeros años se hace eco de la organización de exposiciones variadas y de algún congreso, así como de la financiación de algunas publicaciones y el apoyo a la biblioteca19.

  • 20 Vilar, Miquel (dir.), Memòria del Departament de Cultura . 1984-1985, Barcelona : Dep. de Cultura d (...)
  • 21 Ibid.

18Las Memorias de actividades en materia de cultura de los años siguientes se mantienen en la misma línea20. Aún así, la Memoria de los años 1984-1985, que incluye como siemrpe un apartado de actividades en el extranjero, denota un aumento de la presencia catalana en el exterior, con la participación, por ejemplo, en Expolenguas, lo que permitía incorporar y visualizar la lengua y cultura catalanas en el marco internacional21. Las principales actividades culturales en el exterior seguían dándose en Francia, y más puntualmente en Italia, Alemania o Inglaterra.

  • 22 Llombart, María , «Política cultural de la Generalitat», op.cit.
  • 23 Casals i Rubio, Teresa Casals, «La política de lectorats de català en el període 1988-2002», Coneix (...)
  • 24 Actualmente, el consorcio Catalan Films & TV tiene como objetivo principal ser el motor de la inter (...)
  • 25 Fundada en 1971, con el objetivo de defender los intereses de las regiones fronterizas en el ámbito (...)

19En los primeros años de democracia y autonomía, la cuestión lingüística y el proyecto de promover y normalizar el uso social e institucional de la lengua catalana estuvo muy presente, como es lógico más en el interior del territorio catalán que en el exterior22. A pesar de ello, se creó, vinculada al Departamento de Política lingüística, la Comisión de lectorados (1988), que se proponía el desarrollo de los estudios catalanes en las universidades exteriores23. También la política de difusión del audiovisual catalán fuera de las fronteras catalanas fue un elemento importante en la proyección exterior catalana, y se tradujo por la creación de la marca Catalan Films (1986)24. Otras iniciativas interesantes que ejemplifican el impulso a la internacionalización en los años 80 y en los 90 son la adhesión y participación en organismos europeos de carácter regional, dentro del proceso de lo que se vino a conocer como construcción de la Europa de las regiones, como la Asamblea de Regiones de Europa creada en 1985 o la adhesión, en 1986, en la Asociación de Regiones Fronterizas Europeas25.

  • 26 Villarroya, Antonio, Política Cultural a Catalunya…, op. cit., p. 21.

20Algo más tarde hay que destacar la creación, en 1992, del Consorci Català de Promoció Exterior de la Cultura (COPEC) el cual dependía en parte del Departamento de cultura ; desde una perspectiva de desarrollo empresarial, se proponía promover la presencia catalana en los mercados exteriores. En el año 2000 el COPEC fue sustituido por el Intitut Català de les Industries Culturals (ICIC)26.

Siglo XXI : reivindicación y apuesta por una cultura normalizada.

  • 27 Marzo, J. L., Lozano, A., «Política cultural del gobierno español en el exterior (2000-2004)», Desa (...)

21La propuesta política de la Generalitat durante los Gobiernos de Convergencia i Unió (1980-2003) consistió, en definitiva, en aumentar progresivamente la presencia internacional de la cultura catalana en el exterior. Esta tónica se mantuvo en los años de gobierno catalanista y progresista (2003-1010). Desde esta perspectiva, no se produce un cambio radical en la trayectoria de la política cultural exterior entre los gobiernos conservadores y los progresistas, que estaban comúnmente de acuerdo en proyectar internacionalmente una cultura propia, diferenciada y rica. Lo que sí que se producirá en el cambio de siglo será una apertura en la cultura que se proyecta y una progresiva readaptación a los cambios generados por el proceso de globalización, los avances tecnológicos y también al nuevo contexto originado en torno al nuevo Estatuto de Autonomía27.

  • 28 Estatut d’Autonomia de Catalunya, 2006, Título V, cap. III.

22En la actualidad, la política exterior catalana se apoya, en efecto, en el marco jurídico que le proporciona el Estatuto de Autonomía del 2006, que reconoce y define las relaciones de Cataluña con el resto del Estado, con la Unión Europea (UE) y con el resto del mundo y consagra todo un capítulo a la Acción exterior. Cuestión de matices, habrá que distinguir entre relaciones exteriores y relaciones internacionales, estas últimas competencia del Estado central. El nuevo marco jurídico permite a la Generalitat establecer oficinas en el exterior, suscribir acuerdos de colaboración, promover la cooperación con las regiones europeas con las que comparte intereses económicos, sociales, ambientales y culturales, establecer un marco de relaciones transfronterizas, participar en los organismos internacionales como la UNESCO u otros organismos de carácter cultural y preocuparse por la proyección internacional de las organizaciones de Cataluña28.

23En el organigrama de la Generalitat destacan estos últimos años dos grandes áreas : la de asuntos exteriores, vinculada directamente al Departamento de Presidencia (aunque en algún momento dependió de la vice-presidencia) y el área de relaciones internacionales, que depende del Departamento de cultura. Ambas se modelan y remodelan sucesivamente, compartiendo algunos espacios.

  • 29 Fulvio, Attiná, El sistema político global : Introducción a las relaciones internacionales, Barcelo (...)
  • 30 Bonet, Lluís, Diversitat cultural i polítiques culturals a Europa, Fundació Jaume Bofill, 1995.; «L (...)

24Actualmente, la política cultural exterior es defendida y propuesta desde el doble eje de la defensa de una identidad propia por un lado y de la adaptación y participación en el proceso de globalización característico del periodo en que vivimos por el otro. La política cultural exterior catalana se integra de este modo en un proyecto mayor de política internacional de Cataluña, ampliando el proyecto nacional o identitario existente desde las décadas precedentes. Desde esta perspectiva, ahora más que nunca, se trata de actuar como si Cataluña fuera un país con unas estructuras de Estado propias y el reconocimiento internacional es imprescindible para el desarrollo de la realidad nacional. También hay que tener presente que este es un momento en el que los Estados nacionales están perdiendo competencias frente a un proyecto mayor europeo, por lo que las posibilidades de las naciones sin estado de proyectarse internacionalmente también es mayor. La adaptación y participación en el proceso de creación de un espacio político y cultural común europeo se acompaña de la pérdida de autoridad del Estado, ya sea en un marco de descentralización dentro del propio Estado, ya sea de implantación, en el marco europeo, de un « sistema político global »29, que implica que también en Europa los poderes locales y regionales ganan en influencia. El desafío actual ya no es solo sobrevivir en el contexto de pertenencia a una nación sin fronteras propias sino a un nuevo orden mundial que tiende también a homogeneizar las culturas. La realidad de la cultura catalana, más allá de sus especificidades en el marco de su relación con el Estado español y su relación más o menos directa con Europa, es comparable a la de otras muchas comunidades culturales y lingüísticas del planeta. Si los cambios en las relaciones interculturales son evidentes, estos también afectan las relaciones económicas, incluidas las que tocan al mercado cultural. La transnacionalización de estos está generando nuevos equilibrios entre cultura y política y economía30.

25Si nos centramos en la articulación de la política cultural exterior de la Generalitat de Cataluña, tenemos que destacar la transversalidad, la diversidad y la multiplicidad tanto de organismos como de proyectos. Del conjunto, cabe destacar la voluntad creciente por parte del gobierno por incrementar la presencia internacional del territorio al que representa, siendo un objetivo primordial estar presente en todas partes, si es posible como cultura invitada o cultura de honor. Citemos por ejemplo la participación de Cataluña como invitada de honor en la Feria de Frankfurt, el 2007, o que fuera capital de la Unión por el Mediterráneo, el 2008.

26Destaquemos, también, el Área de Promoción Internacional del Instituto Catalán de las Industrias Catalanas (ICAC), heredero del COPEC, que en el 2005 creó la Marca Catalan ! Arts / que depende del Departamento de Cultura y que cuenta con cinco oficinas en Berlín, Bruselas, Londres, Milán, París. El objetivo es potenciar la producción y promoción internacionales de proyectos profesionales, favorecer la exportación de la producción cultural catalana, dar más visibilidad a las empresas culturales catalanas en las ferias, festivales y mercados del sector. El ICIC también ha creado la marca Catalan ! Music, miembro de la European Music Office.

27Ahora bien, la principal entidad que gestiona la política cultural en el extranjero es el Institut Ramon Llull, entidad no lucrativa fundada en el 2002, con personalidad jurídica propia pero integrada con carácter voluntario por la administración de la Generalitat. Actualmente cuenta con 4 oficinas en el exterior (Berlín, Londres, Nueva York y París), y tiene como objetivo la proyección exterior de la lengua catalana, de la cultura (en su sentido más amplio y más plural), la promoción de los estudios catalanes en el exterior (de ahí la red de lectorados), la difusión de la literatura en lengua catalana, que incluye el apoyo a traducciones, el apoyo y la promoción de las sociedades de catalanística en el exterior (como la Anglo-Catalan Society o a la Association Française de Catalanistes) y la promoción de la proyección exterior de la creación cultural de Cataluña. El despliegue de actividades culturales alrededor del mundo, de apoyo al teatro, música, cine, literatura, traducción, exposiciones artísticas, etc, es más que considerable, aunque la crisis actual le ha llevado a cerrar múltiples lectorados y disminuir las ayudas financieras a proyectos culturales.

28En definitiva, queda patente que la voluntad de proyectarse culturalmente en el exterior no es algo nuevo en la historia de Cataluña, y que ello responde a proyectos de construcción identitaria. Lo que sí es más novedoso es el peso creciente de esta proyección exterior cultural y el grado de organización e implicación institucional. De este modo, si en los siglos XIX y XX la política cultural exterior se erigía como un instrumento de justificación y reivindicación de la propia existencia, a estos elementos aún hoy presentes, en las últimas décadas se añade el de actuar como una cultura normalizada – o casi –, y globalizada, donde la reivindicación política pasa por la exigencia de lograr niveles mayores de autogobierno.

29La política exterior de la cultura catalana cumple en definitiva un doble papel : primero, el de hacer visible un país a través de la proyección de su cultura, ejerciendo así un papel de embajadora de su país e intentando proyectar la imagen de una cultura moderna y prestigiosa en la que la lengua catalana es un elemento fundamental, pero no único ; segundo, el de ofrecer un espacio de acción a los distintos agentes culturales catalanes y crear un mercado para la producción cultural catalana.

Haut de page

Notes

1 Sobe el tema, ver, entre otros muchos trabajos: Comas i Güell, Montserrat, «Set Cartes de Frederic Mistral a Victor Balaguer», Els Marges, Barcelone, n° 43, février 1991, pp. 57-67; Jorba, Manuel, «La polèmica de l’origen Felibre o autòcton de la Renaixença», in Actes 8è col.loqui internacional de llengua i literatura catalanes, 12-17 septembre 1988, vol. I. Tolosa de Llenguadoc. Barcelone, Abadia de Montserrat, 1989, pp. 346-363; Lafont, Robert, L’Occitanie, Paris, Editions Seghers, 1987, (1971); Ciprés, María Angeles, Victor Balaguer, su exilio en Provenza, UNED, 1994.

2 Sobre el Rosellón y su identidad ver, entre otros : Grau, Roger, De Roussillon en Catalogne, Perpignan , Truc, DL 1979; Berjoan, Nicolas, «Nosaltres els Catalans del Nord», Une histoire de l’identité roussillonnaise à l’âge des nations», Cercles : revista d'història cultural, 2009, no 13, p. 61-80; Berjoan, Nicolas, L'Identité du Roussillon : penser un pays catalan à l'âge des nations, 1780-2000, Perpignan, Trabucaire, 2011.

3 Aubert, Paul, «La Catalogne et la France : une histoire culturelle (1888-1937)», in Leal, Brigitte et Ocaña, Maria Teresa (dirs.), Paris – Barcelone, de Gaudí à Miró, Catalogue de l’exposition de la Réunion de Musées Nationaux (Galeries nationales du Grand Palais, Paris, 9 octobre 2001-14 janvier 2002; Musée Picasso, Barcelone, 28 février - 26 mai 2004), Paris, Réunion des musées nationaux, 2001, pp. 55-72.

4 Trenc, Eliseo, «La peinture catalane entre Barcelone et Paris, 1888-1906»,… op. cit., pp. 173-187.

5 Sobre esto último, ver Martínez i Fiol, David, Els voluntaris catalans a la Gran Guerra, Barcelone, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1991, p. 146.

6 Las relaciones con Joseph Rivière, director de la revista Soi-même, favorece el acercamiento literario franco-catalán. F. Canyameres funda también una efímera revista franco-catalana. Sobre todo ello, ver : Canyameres, Ferran, Obra completa, vol. VII., De Paris, el fel i la mel, Barcelone, Columna, 1992 (1960).

7 Prudon Moral, Montserrat, «La muestra A.C. (1906-1939) o Vanguardia en Cataluña. Entre arte y literatura una afirmacion de catalanidad», in http://www.lehman.cuny.edu/ciberletras/v08/prudon.html, s/d; Albert-Birot, Arlette, «Autour d’une amitié littéraire catalano-française Joan Pérez-Jorba/PAB», Traversée – Hommage à Montserrat Prudon (dir.M . Llombart), Clamecy, Éditions Calliopées, 2009, pp. 57-64.

8 Corretger, Montserrat, Alfons Maseras. Intel·lectual d’acció i literat, Barcelone, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1995.

9 Lafont, Robert, L'Occitanie, op. cit.; Alquezar i Montanés, Manuel, La correspondència entre Loïs Aliberti i Josep Carbonell i Gener, (Prologue, Josep Moral), Barcelone, IEC, 1992, p. 23 ; Blade i Desumvila, Artur, Felibres i catalans, Barcelone, Rafael Dalmau Editor, 1961; Barsotti, Glaudi, «Les relacions catalano-occitanes (1931-1939)», Nous Horitzons, Barcelone, n° 21, 1970, pp. 65-69.

10 Carta de Achille Bertrand à Francesc Macià, Barcelone, 3/10/31, ANC [inv.264 ] Francesc Macià, 4822.

11 Blade i Desumvila, Artur, Felibres i catalans, Barcelone, Rafael Dalmau Editor, 1961, pp. 47-48. Barsotti, Glaudi, «Les relacions catalano-occitanes (1931-1939)», Nous Horitzons, Barcelona, n° 21, 1970, pp. 65-69.

12 Grau, Pierre, «L’aide des félibres aux intellectuels catalans», Sagnes, Jean et Caucanas, Sylvie (éds.), Les Français et la guerre d’Espagne. Actes du colloque organisé par le Centre de Recherche sur les problèmes de la frontière de l’Université de Perpignan, (Perpignan, 28-30 septembre 1989), Perpignan, CREPF, 1990, p. 197.

13 Massot i Muntaner, Josep, Antoni M. Sbert, agitador, politic i promotor cultural, Barcelone, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2000, p. 292.

14 Zervos, C., Gudiol, J. M., et Soldevila, F. L'art de la Catalogne, Paris, Cahiers d'Art, 1937. Et Dezarrois, A. L'art catalan du Xe au XVe siècle, Paris, A. Calavas, 1937. Ver también el catálogo de la exposición L'art Catalan à Paris. Musée National de Maisons Laffite, Generalitat de Catalunya, Paris, 1937.

15 Sobre la presencia catalana en Francia durante el franqusimo ver, entre otros : Llombart Huesca, Maria. Les exilés catalans en France : histoire d’une résistance culturelle (1939-1959). Saint Denis, Université Paris 8, série Travaux et documents, 2006.

16 Tasis, Rafael, «Història de la Revista de Catalunya (1924-1956)», Revista de Catalunya, Paris, n° 106, pp. 8-38, Mèxic, 1967; Llombart Huesca, Maria. Les exilés catalans en France, op. cit.

17 Vilar, Miquel (dir.), Memòria del Departament de Cultura . maig 1980-desembre 1982, Barcelona, Dep. de Cultura de la Generalitat de Catalunya, 1984.

18 Ibid.

19 Ibid., pp. 372-373

20 Vilar, Miquel (dir.), Memòria del Departament de Cultura . 1984-1985, Barcelona : Dep. de Cultura de la Generalitat de Catalunya, 1987.

21 Ibid.

22 Llombart, María , «Política cultural de la Generalitat», op.cit.

23 Casals i Rubio, Teresa Casals, «La política de lectorats de català en el període 1988-2002», Coneixement i Societat : Revista d'Universitats, Recerca i Societat de la Informació, 2003, no 2, pp. 76-85.

24 Actualmente, el consorcio Catalan Films & TV tiene como objetivo principal ser el motor de la internacionalización de las empresas audiovisuales catalanas. Villarroya, Antonio, Política Cultural a Catalunya. Metodolologia del Consell d’Europa/ERICarts, Barcelona, Generalitat de Catalunya, Dep. De Cultura i Mitjans de Comunicació, 2010.

25 Fundada en 1971, con el objetivo de defender los intereses de las regiones fronterizas en el ámbito de la UE. Actualmente, 90 regiones de las 115 regiones fronterizas de Europa son miembros de la Asociación.

26 Villarroya, Antonio, Política Cultural a Catalunya…, op. cit., p. 21.

27 Marzo, J. L., Lozano, A., «Política cultural del gobierno español en el exterior (2000-2004)», Desacuerdos, 2005, vol. 2, pp. 57-121; Bonet, Lluis et Négrier, Emmanuel, La politique culturelle en Espagne, Aix-en-Provence, Karthala, 2007.

28 Estatut d’Autonomia de Catalunya, 2006, Título V, cap. III.

29 Fulvio, Attiná, El sistema político global : Introducción a las relaciones internacionales, Barcelona, Paidós, 2001.

30 Bonet, Lluís, Diversitat cultural i polítiques culturals a Europa, Fundació Jaume Bofill, 1995.; «Les indústries culturals», Trípodos : Revista digital de comunicació, 2003, no 14, p. 59-69; Diversitat Cultural i Polítiques interculturals a Barcelona, Barcelona, CIDOB, no 6, 2006; Bonet, L, Gregorio A., Villarroya, A., «Diagnòstic, estratègies i propostes d’intervenció : Estratègies d’intervenció governamental», Llibre blanc de les indústries culturals de Catalunya, 2003.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Llombart Huesca, « Política cultural, política exterior : balance de la proyección de Cataluña en Francia (siglos XIX y XX) », Amnis [En ligne],  | 2013, mis en ligne le 18 mars 2013, consulté le 28 mai 2017. URL : http://amnis.revues.org/2084 ; DOI : 10.4000/amnis.2084

Haut de page

Auteur

María Llombart Huesca

Université Paris 8, France, Maria_Llombart@yahoo.fr

Articles du même auteur

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Les cahiers de Revues.org