Navigation – Plan du site

Las elecciones presidenciales de 1946 y el peronismo naciente vistos por el periódico La Vanguardia

Claudio Panella

Résumés

A travers cette étude, l’auteur analyse la position prise par le journal La Vanguardia, organe officiel du Parti Socialiste argentin, lors des élections présidentielles de 1946, élections qui marquèrent la naissance du mouvement politique péroniste. Ce fut la première élection depuis 1928 au cours de laquelle il n’y eut pas de fraude électorale. Elle permit la victoire de Juan Domingo Péron, qui devint ainsi le président constitutionnel de la République argentine.

L’auteur analyse également le type de discours qu’employait le journal et les arguments dont il se servit pour rejoindre l’Union Démocratique et critiquer durement Péron, ainsi que les groupes politiques et sociaux qui l’appuyaient. Cette attitude politique éloigna définitivement les masses ouvrières des partis de gauche. Les dirigeants socialistes ne purent jamais l’empêcher, car ils avaient des concepts erronés à propos des besoins et des désirs de la classe ouvrière argentine de cette époque-là. C’est ainsi que, finalement, La Vanguardia, publication considérée en 1894 comme le « Journal Socialiste Scientifique. Défenseur de la classe ouvrière », finit en 1946 par s’identifier à des intérêts qui n’avaient rien à voir avec ceux des ouvriers.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

América, Argentina, peronismo, PSA, prensa
Haut de page

Texte intégral

1El objetivo del presente trabajo es el de brindar una aproximación a la visión que de las elecciones generales de 1946 en la República Argentina, del naciente movimiento peronista y de su creador, tuvo el periódico La Vanguardia, órgano oficial del Partido Socialista. La contienda electoral fue la primera sin fraude desde 1928 y consagró presidente constitucional a Juan Domingo Perón.

2Se analizará cómo el citado medio de prensa se posicionó frente al acontecimiento, que tipo de discurso utilizó y cuáles fueron los argumentos que esgrimió para sustentar su posición. Se han utilizado como fuente principal los editoriales de La Vanguardia, sus títulos, artículos y distintas secciones.

I. Breve reseña de la trayectoria de La Vanguardia hasta la aparición del peronismo

  • 1  Para la redacción de este acápite se han consultado los siguientes trabajos en los cuales el lecto (...)

3El 7 de abril de 1894 apareció en Buenos Aires el primer número de La Vanguardia, publicación fundada por Juan B. Justo, que llevaba como acápite la frase « Periódico socialista científico. Defensor de la clase trabajadora »1. Vocero de ideales socialistas, La Vanguardia se convirtió dos años después de su aparición en órgano oficial del recientemente creado Partido Socialista.

4« Luz y guía del proletariado argentino », « voz esclarecedora de la conciencia obrera », « obra civilizadora, orientadora y valiente », el periódico dedicó sus mayores esfuerzos a ilustrar acerca de temas políticos fundamentalmente, pero también económicos, sociales y culturales. Tuvo activo protagonismo en cuestiones debatidas en el país como la defensa del laicismo escolar, la reforma universitaria, el fomento del cooperativismo, la legislación obrera y la elevación del nivel de vida de los trabajadores. Paralelamente, se convirtió en un elemento indispensable para los militantes del Partido Socialista en la medida en que expresaba las ideas, acciones y propuestas de este respecto de la política nacional e internacional.

5La publicación adscribió desde sus orígenes a la línea « Mayo-Caseros », exaltando en consecuencia el pensamiento y la obra « civilizadora » de los prohombres del panteón liberal : Mariano Moreno, Bernardino Rivadavia, Esteban Echeverría, Juan B. Alberdi, Justo J. de Urquiza, Domingo F. Sarmiento y Bartolomé Mitre entre los principales. De la misma manera, denostó a los caudillos federales, muy especialmente a Juan M. de Rosas, calificándolos de « bárbaros ».

6Desde sus inicios, La Vanguardia estuvo empeñada en una severa crítica del régimen conservador y en el planteamiento de una nueva organización social. Su prédica antioligárquica y proobrera le significó la clausura en varias oportunidades.Durante los gobiernos radicales (1916-1930) la publicación se editó con absoluta normalidad pese a las duras críticas que le profirió a Hipólito Yrigoyen, a quien calificaba de « demagogo » y continuador de las prácticas nefastas de la « política criolla » comenzada por los conservadores. Esto sin embargo, no llevó a La Vanguardia a apoyar la ruptura institucional encabezada por el Gral. José F. Uriburu en 1930.

7En tiempos de la Década Infame, el periódico combatió con énfasis el fraude electoral instrumentado por los gobiernos conservadores, aunque no logró percibir las transformaciones socioeconómicas del período, en especial las que afectaron al movimiento obrero. En el campo internacional, adoptó una firme postura antifascista que se tradujo en un militante apoyo a la República Española durante la guerra civil que ensangrentó a esa nación, actitud que continuó a favor de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

  • 2  Al respecto véase Panella, Claudio, « La Vanguardia y el surgimiento del peronismo (1943-1945) », (...)
  • 3  Con relación al impacto que significó la aparición del peronismo y de cómo actuó frente a este el (...)

8El gobierno surgido del golpe de Estado de 1943 fue interpelado duramente por La Vanguardia – lo que le valió su cierre en varias oportunidades-, que lo entendía como una dictadura tributaria de las que estaban siendo derrotadas en Europa. De allí entonces que el coronel Juan Domingo Perón y su naciente movimiento político fueran considerados de la misma manera : un remedo vernáculo del fascismo y del nazismo2. La no-comprensión de esta nueva realidad fue el comienzo del divorcio definitivo de los socialistas con la clase trabajadora. En efecto, entre la prédica por objetivos loables pero de difícil aprehensión para los obreros (« la lucha por la democracia contra el fascismo »), y las concretas reivindicaciones sociales que se hacían realidad gracias a la labor de Perón al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión, los trabajadores se inclinaron por este último, dándole la espalda a los socialistas3.

9A mediados de la década de 1940, La Vanguardia era un periódico de ocho páginas -a veces diez- de aparición semanal dirigido por Américo Ghioldi, donde tenían cabida las informaciones sobre política nacional e internacional, espectáculos, cultura y deportes. El mismo se mantenía fundamentalmente con lo recaudado en concepto de suscripciones, anuncios de profesionales (médicos, abogados, contadores, profesores) y comerciantes, y con avisos de empresas y casas comerciales nacionales y extranjeras.

II. La Vanguardia y la campaña electoral

1. La Unión Democrática : « Ha llegado la hora de combatir »

10Luego de los sucesos del 17 de octubre de 1945, el gobierno militar aceleró su salida convocando a elecciones presidenciales para el 24 de febrero del año siguiente. A partir de allí se conformaron los dos grandes bloques en que se dividió la sociedad argentina. Por un lado, la Unión Democrática, una coalición de partidos políticos tradicionales integrada por la Unión Cívica Radical, el Partido Socialista, el Partido Comunista y el Partido Demócrata Progresista con el apoyo de los conservadores, los grupos de poder y el auspicio de la embajada de los Estados Unidos. Por el otro, adhiriendo a Perón, el recientemente creado Partido Laborista, la Unión Cívica Radical – Junta Renovadora y pequeñas agrupaciones nacionalistas con el indisimulado estímulo del gobierno.

  • 4  La Vanguardia (en adelante LV), 06-11-1945, p. 7.

11Desde un primer momento, el socialismo bregó por una unión de fuerzas políticas « democráticas » que tuviese por objetivo terminar con el gobierno militar y su posible herencia. Al respecto, La Vanguardia instaba al radicalismo, hasta entonces el partido mayoritario, sin cuyo concurso la pretendida unión no sería posible : « Todos piden a la U. C. Radical se incorpore a la Unión Democrática ». Es que los socialistas se dirigieron al Comité Nacional de ese partido « a propósito de la urgencia que exige concertar la unión de las fuerzas democráticas argentinas »4.

  • 5  LV, 20-11-1945, p. 1. Editorial « Contra el continuismo : la Unión Democrática ».
  • 6  Ibid.

12Por ello, no extrañó la alegría del periódico socialista, expresada en forma grandilocuente, cuando la unión tomó cuerpo a mediados del mes de noviembre : « La fórmula inconstitucional del continuismo ha sido vencida ya por la decisión de reunir en un haz fuerte e indestructible de las voluntades de los libres de esta tierra ». Es que la Unión Democrática « se trata de mucho más que de la sola unión, es la convergencia política, intelectual, moral y afectiva de la ciudadanía nacional, del pueblo todo, de los hombres y mujeres, de los jóvenes y universitarios, de los trabajadores del músculo y del intelecto, de los sectores de la producción, de la industria y del comercio, en fin, es la convergencia y el concurso de los elementos de la civilidad en un esfuerzo supremo por asegurar la vida, la libertad y la democracia constitucional »5. Por ello « La unión no es mezquino reparto sino coincidencia conmovida de las inteligencias y los corazones »6.

  • 7  LV, 01-01-1946, p. 1.

13Cuando el 28 de diciembre el radicalismo eligió el binomio José Tamborini-Enrique Mosca, La Vanguardia saludó la decisión : « La elección de la fórmula es un triunfo de la comprensión y elevación de miras de que han hecho gala los partidos democráticos. Por encima de los intereses banderizos y las cerradas intransigencias, el voto de la Convención radical simboliza el mismo dramatismo de la presente hora argentina. Frente al enemigo común, todos nos unimos »7.

  • 8  Ibid, p. 3. Sección Ha llegado la hora de combatir.

14Pero la unión debía ser seguida por un gran esfuerzo de los ciudadanos « libres y democráticos », que no debían mantenerse en una actitud pasiva sino todo lo contrario. En efecto, había que luchar, había que combatir a un enemigo común, el gobierno militar y su candidato. La Vanguardia lo expresaba con toda claridad : « Ha llegado la hora de luchar contra la opresión y el engaño, contra la ilegalidad y el atropello. El 24 de febrero la Unidad Democrática debe triunfar en los comicios porque su triunfo significa el fin de la última dictadura nazi que queda en el mundo y, para nosotros, la vuelta al orden democrático institucional. […] Ciudadanos. Nadie puede permanecer inactivo ni indiferente cuando el destino de la patria lo exige. El 24 de febrero no es un acto electoral más, es el acontecimiento histórico definitivo del que dependen la vida y la honra de los argentinos y el prestigio de la Nación. Cada uno debe ocupar su puesto de lucha cívica. Ha llegado la hora de combatir »8.

  • 9  LV, 20-11-1945, p. 6. Sección « Ha llegado la hora de combatir ».

15Este lenguaje dramático y apocalíptico no fue abandonado nunca por el periódico : « ¡Obreros, industriales, campesinos, estudiantes y profesionales, todos a combatir ! A combatir al peronismo descubriendo su mentira y su prepotencia. A combatir con la palabra que vivifica e ilumina los espíritus porque evidencia la verdad ! ¡Madres e hijos, a combatir por nuestros maridos y por nuestros padres que están en peligro ! ¡Todos, sin faltar uno sólo, a combatir ! »9. No era la guerra, pero al periódico socialista le parecía que sí.

2. Demócratas vs. peronistas : « Civilización y barbarie »

  • 10  Cf. LV, 08-01-1946, p. 1 y 5, y 18-01-1946, p. 1. Sección « La bolsa negra ».
  • 11  LV, 18-01-1946, p. 8. Artículo « La descomposición de los residuos constituidos en partido ».
  • 12  Ibid.
  • 13  LV, 12-02-1946, p. 1. Sección « La bolsa negra ».

16Hubo pocas elecciones en la historia argentina en donde se denostó tanto al adversario como en la de 1946. En el marco de la lucha de « la democracia contra el nazifascismo », era lógico que los socialistas interpretasen a Perón y su movimiento como una expresión vernácula de esto último. Pero además de eso, llama la atención la descalificación que sufrieron los integrantes del naciente peronismo. En efecto, la Unión Democrática representaba a la « ciudadanía esclarecida », a la « civilidad democrática », a los « demócratas convencidos », a los « opositores a la dictadura », a los « antifascistas consecuentes » y, por supuesto, a los « trabajadores auténticos y democráticos ». Enfrente, la « lepra peronista », el « sabalaje peronista » o bien « la flor del hampa »10. Es que las fuerzas políticas que apoyaban a Perón, -laboristas y radicales renovadores principalmente-, « son cúmulos de residuos, campo de concentración de traidores y ambiciosos, amontonamiento de escorias, depósitos donde se guardan escombros de todos los derrumbamientos »11. Por ello, « el partido del nazicontinuismo no tiene hombres capaces y experimentados, intelectual y moralmente habilitados para integrar las listas de candidatos » ; « las crónicas de los diarios revelan que siendo tan grande la falta de capacidades, todos los ambiciosos, alfabetos o analfabetos, aspiran a ocupar cargos de importancia »12. Más aún : « Cada comité Juan Domingo Perón es un garito ; cada sujeto que actúa es funcionario público ; o cobra por actuar, directa o indirectamente, un estipendio ; cada sudoroso que brama o berrea su nombre ha recibido una paga para hacerlo »13. Para La Vanguardia, cuya virulencia antiperonista no decayó nunca durante la campaña electoral, era la confrontación entre la « gente decente » y el « lumpenproletariado » o, en términos sarmientinos, la « civilización » frente a la « barbarie ».

  • 14  LV, 08-02-1946, p. 2. Artículo « Triunfalmente se cumplió la gira ».

17A fin de ilustrar lo expresado vale la comparación entre las crónicas referidas a los actos proselitistas de los candidatos a presidente que realizaba el periódico socialista. La gira de los de la Unión Democrática por las ciudades del Litoral a bordo del Tren de la Victoria, « ha dado lugar a jornadas cívicas inolvidables que han traducido cabalmente la adhesión fervorosa del pueblo y la expresión de su repudio hacia los amilanados representantes de la dictadura y el continuismo militar […]. El largo trayecto cumplido a través de ese rico y denso sector del territorio argentino ha servido para refirmar en el espíritu ciudadano la convicción de que el triunfo democrático está plenamente asegurado para los comicios del día 24 »14.

  • 15 LV, 02-02-1946, p. 2. Artículo « Bomba malograda o las peripecias del coronel candidato ».

18En cambio « la gira que el candidato nazicontinuista emprendiera el sábado por la región de Cuyo no se caracterizó, evidentemente, por el éxito alcanzado […] En Mendoza, sus conceptos fueron de una puerilidad y una chabacanería tan grandes que resultaban agraviantes para la cultura de aquel pueblo »15.

  • 16  Luna, Félix, El 45. Crónica de un año decisivo, Buenos Aires, Sudamericana, 1975, pp. 439-440.

19Esta ilustración de la realidad, tergiversada adrede por los medios de comunicación escritos antiperonistas -que eran la inmensa mayoría-, resultaba por cierto errónea, además de lesionar una autoproclamada ética periodística, tanto en los periódicos independientes (La Nación o La Prensa por caso) como en aquellos que no lo eran (La Vanguardia especialmente). Como bien lo señaló Félix Luna « el castigo a este sectarismo llegó por sí mismo : la deformación de la realidad fue tan completa que todos, los que escribían y los que leían, llegaron a convencerse de que la imagen presentada era cierta ; que la Unión Democrática representaba a la arrasadora mayoría del país frente a minúsculas turbas despreciables »16.

3. El aguinaldo : « Medida demagógica »

20Desde el mismo comienzo de la gestión del coronel Perón al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión a fines de 1943, los socialistas la observaron con aprehensión. Sucedía que la obra de promoción efectiva de los derechos de los obreros que llevó adelante el sistema de jubilación, el Estatuto del Peón rural, vacaciones pagas, protección por accidentes de trabajo, aumentos saláriales, resolución de conflictos laborales a favor de la parte obrera, el aguinaldo entre otros, le fueron ganando el apoyo de dirigentes sindicales pero sobre todo de los trabajadores. Paralelamente, estos últimos se fueron alejando de sus tradicionales defensores –al menos desde el discurso-, es decir de los socialistas y los comunistas.

21La Vanguardia reflejó cabalmente cómo el Partido Socialista encaró este desafío, que fue de la peor manera : ignorando el progreso social que les produjo a los obreros la legislación social peronista, denostando a su impulsor y al organismo a su cargo que las hizo efectivas y, lo que es más grave, negándole a los trabajadores que apoyaban a Perón su carácter de tales.

  • 17  LV, 20-11-1945, p. 8. Artículo « Los gremios piden prescindencia oficial ».
  • 18  LV, 08-02-1946, p. 4.

22Así, la Secretaría de Trabajo y Previsión realizaba una « obra disolvente » pues tenía una « misión disgregadora y política »17. Por ello « no tiene la clase obrera nada en común con (aquella), donde todo se negocia, y menos aún los trabajadores amantes de la libertad y fieles al auténtico movimiento sindical »18.

  • 19  LV, 18-12-1945, p. 4.

23Respecto de los trabajadores que adherían al peronismo, por cierto que no eran auténticos obreros sino « agitadores sin conciencia », descamisados que se asemejaban a los sans-culotte de la Revolución Francesa, los cuales creían « en las promesas del demagogo sin comprender que son juguete de su ambición personal. Gente sencilla y buena a quien la sociedad debe asegurarles colegio, vivienda higiénica, alimentación sana y seguro de vida familiar. Esa gente, sin saberlo, hace número en estos movimientos, instigados por agentes a sueldo del demagogo »19. Resulta curiosa esta subestimación y este desprecio que destilaba el periódico respecto de aquellos a los cuales, al menos en teoría, debía defender.

  • 20  Cf. LV, 25-12-1945, p. 10 ; 15-01-1946, p. 8 ; 18-01-1946, p. 4 y 8 ; y 25-01-1946, p. 1.
  • 21  LV, 11-01-1946, p. 8. Artículo « Justicia social por y para el pueblo sin salvadores gauchi-protec (...)

24Durante toda la campaña electoral La Vanguardia persistió en una ruidosa crítica a la política laboral de Perón a través de proclamas a toda página : « Gremios dignos y libres, no sindicatos dependientes de un gobierno fascista » ; « El gremialismo libre de pie contra la demagogia » ; « Los sindicatos independientes enjuician al gobierno » ; « Los trabajadores contra la carestía y el nazilaborismo, por el gremialismo auténtico y la libertad » ; « Justicia social efectiva para ciudadanos libres y no para esclavos »20. Se trataba de contrarrestar la política concreta peronista con apelaciones que partían del concepto de que solo en « democracia y libertad » era posible la « justicia social ». Pero además, el periódico no se cansaba de repetir que la legislación protectora del obrero –al menos hasta la llegada de Perón-, le correspondía a los socialistas : « La obra ha sido el producto de la inteligencia y de la lucha. […] Ha sido una obra de ingeniería social y de educación ciudadana. Sin espasmos histéricos de demagogia, ni impulsos y sometimientos de caudillos […] La causa del pueblo es la de la justicia social sin padre de los pobres ; es la del derecho obrero para la expansión de la vida y no la esclavitud de los hombres »21.

  • 22  LV, 08-01-1946, p. 1. Artículo « La maniobra nazifascista más audaz ».
  • 23  LV, 22-01-1946, p. 4.

25 Emblemática de todo lo expresado hasta aquí fue la reacción que los socialistas tuvieron frente a una medida gubernamental de claro carácter electoralista aunque de aceptación masiva, como un derecho por parte de los trabajadores : la que establecía el aguinaldo. Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 se creaba el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorgaba un aumento salarial y se instituía el sueldo anual complementario o aguinaldo. La Vanguardia criticó la medida, a la que entendió como una « cruda demagogia electoral », una disposición destinada a « someter y domesticar los sindicatos libres » : « Lo importante en el decreto mencionado es la maniobra nazifascista típica que pretende acabar con los sindicatos obreros y convertirlos en simples instrumentos de la nueva oligarquía que pretende someter al pueblo argentino a sus designios. El aguinaldo es el sebo para engañar, es el anzuelo, pero el propósito es domesticar a la clase trabajadora para luego utilizarla con fines bastardos. En dicho decreto queda probado el plan de castramiento paulatino de los sindicatos obreros. Antes fueron las intervenciones. Ahora es la dádiva, previa la entrega »22. Era, además, « el coronamiento de una larga e intensa campaña demagógica desarrollada bajo el amparo y con el estímulo de la Secretaría de Trabajo y Previsión »23.

  • 24  LV, 18-01-1946. Artículo « Los obreros telefónicos ».
  • 25  LV, 08-01-1946. Este supuesto sindicato tenía como domicilio la avenida Rivadavia N° 2150 de la ci (...)
  • 26  LV, 18-01-1946, p. 8. Artículo « El gremialismo libre de pie contra la demagogia oficial ».

26En este sentido, el periódico brindó generosos espacios a agrupaciones de dirigentes y obreras auspiciadas por el Partido Socialista, de escasísima o nula representatividad entre los trabajadores, a fin de tratar de demostrar lo que a su juicio significaba la medida. Así por ejemplo, la Agrupación Democrática de Empleados y Obreros Telefónicos expresó « su más absoluto repudio » al decreto de aguinaldo « en lo que este representa como apoyo a la propaganda de una candidatura tachada ya de imposible por toda la auténtica ciudadanía argentina »24. La Unión de Empleados del Comercio y la Industria por su parte, manifestó su desaprobación a la medida « de esencia demagógica y de finalidad electoralista »25. Y la Comisión de Unidad del Movimiento Obrero Argentino se manifestó en el mismo sentido al señalar que el aguinaldo es « una medida demagógica que no resiste el menor análisis », pues se está en presencia de « una maniobra electoralista evidente, agravada por la indigna adhesión (SIC) de algunas organizaciones »26.

  • 27  LV, 15-02-1946, p. 5. Artículo « Junto a la Unión democrática los obreros no tienen nada que perde (...)

27Pero a pesar de ello, la instauración del aguinaldo fue un duro golpe para los socialistas, que no pudieron evitar la sangría de trabajadores y dirigentes hacia el movimiento político naciente. Es que además de seguir machacando acerca de su « paternidad » respecto de la legislación obrera existente, debieron poner de resalto las bondades que esperaban a los trabajadores si sufragaban por la Unión Democrática : « Hagan oídos los obreros a quienes tienen ganado el derecho de merecer su atención, y que hoy les dicen que en las filas democráticas no tienen absolutamente nada que perder y mucho que ganar. Y recuerden que la libertad y el orden que obtienen en la lucha son lo único estable y duradero. Lo otro en cambio suele ser el preludio de cosas amargas y desgarradoras »27. Sin embargo, frente a la realidad de la legislación social peronista poco podía hacer el discurso encendido pero hueco del periódico socialista.

4. El Libro Azul : « Confirmación irrefutable »

  • 28  LV, 15-02-1946, p. 1. Artículo « Consternación ».
  • 29  Ibid., Editorial « En el día de duelo para la Patria ».

28El 12 de febrero de 1946, a menos de dos semanas del acto eleccionario, el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en un evidente intento de desprestigiar la candidatura de Perón –y paralelamente ayudar a la Unión Democrática- da a publicidad un documento titulado « Consultas entre las repúblicas americanas respecto de la situación argentina », más conocido como Libro Azul, por el color de las tapas que lo contenían. En el mismo se trataba de vincular al gobierno militar argentino, y en especial al coronel Juan D. Perón, con la Alemania nazi durante los años de la guerra. Como sucedió con la mayoría de los periódicos, La Vanguardia otorgó una amplia cobertura a la cuestión ; su portada del día 15 la encabezaba un título a toda página que decía « La pandilla nazi crea a la Argentina una situación gravísima ». Y continuaba : « El país sabía parcialmente la verdad pero asimismo las revelaciones logradas en el estudio de los archivos nazis –la fuente no puede ser más directa- han causado una sensación de estupor y anonadamiento. La pandilla de Hitler actuó entre nosotros con maestría, audacia y cinismo inigualables »28. Decía por ello que el día en que apareció el documento norteamericano fue « de luto para la Patria » pues « una camarilla ha negociado con el bando nazi el prestigio internacional de la Argentina » 29.

  • 30  Ibid., p. 9.

29Es que para La Vanguardia el Libro Azul era « la confirmación irrefutable de cuanto denunciaron los representantes socialistas », en referencia a un pedido de investigación sobre actividades nazis en el país solicitada a la Cámara de Diputados en 1938 por Enrique Dickmann : « declaramos que muy poco (de lo expresado por el documento) nos sorprende a los que, desde la prensa y la tribuna parlamentaria y callejera, venimos desde hace años denunciando los peligros de la infiltración totalitaria en nuestro país, y reclamando la necesidad de oponer vallas eficaces »30 .

  • 31  Al respecto puede consultarse Scenna, Miguel A., « Braden y Perón », en Todo es Historia N° 30, Bu (...)
  • 32  Cf. LV, 16-10-1945, p. 6 y 23-10-1945, p. 8.
  • 33  Se trató de La República Argentina ante el « Libro Azul », Buenos Aires, Ministerio de Relaciones (...)
  • 34  Luna, F., op. cit., pp. 433-434.
  • 35  LV, 15-02-1946, p. 1. Artículo « Perón miente y agravia al país ».
  • 36  Ibid.

30Ahora bien, el Libro Azul fue impulsado por un conocido de la Argentina, Spruille Braden, Secretario para Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado norteamericano y ex embajador en nuestro país entre mayo y septiembre de 1945. Convencido de que las autoridades militares argentinas buscaban instalar un « Cuarto Reich » y de que el principal instigador de tal objetivo era Perón –que por entonces ejercía el cargo de vicepresidente-, Braden se inmiscuyó deliberada y descaradamente en los asuntos internos del país. Durante el corto tiempo en que fue embajador, se convirtió en virtual jefe de la oposición política al gobierno y principal auspiciante de lo que luego fructificaría en la Unión Democrática31. Resistido por amplios sectores de la población –en especial por los trabajadores-, que no tenían medios para expresar sus opiniones, la prensa escrita tradicional no escatimó elogios para el diplomático. La Vanguardia por ejemplo, lo calificaba como un « eminente demócrata », « extraordinario embajador » y un « benemérito amigo de la Argentina »32. Si bien el gobierno del general Edelmiro J. Farell refutó las acusaciones norteamericanas a través de otro documento33, se esperaba la respuesta del candidato aludido ante este duro golpe político. Apelando a la veta nacionalista de una amplia porción del pueblo argentino, en el acto de proclamación de su candidatura Perón expresó : « ¡denuncio al pueblo de mi Patria que el señor Spruille Braden es el inspirador, creador, organizador y jefe verdadero de la Unión Democrática ! […] Sepan quienes voten el 24 por la fórmula del contubernio oligárquico-comunista, que con este acto entregan el voto al señor Braden. La disyuntiva en esta hora trascendental es esta : ¡Braden o Perón¡ »34. Frente a esto, La Vanguardia ratificó su defensa del diplomático yanqui. Decía que lo expresado por Perón constituía « el golpe anticipado que el candidato del nazinacionalismo continuista pretende asestar al ex embajador de Estados Unidos », por lo que « miente y agravia al país (SIC) al atacar a Braden »35. Y agregaba : « El señor Braden vino aquí, enviado por el gobierno de su país, para poner al descubierto el doble juego de la dictadura en materia de sus compromisos panamericanos. Su actividad, su energía y su claridad sin eufemismos contribuyó sí, a que definiéramos a Perón y al núcleo al que está ligado »36 . El resultado de las elecciones demostraría cómo el Libro Azul le jugó en contra a la Unión Democrática y cuánto contribuyó al triunfo de Perón.

5. La derrota : « Hemos cumplido con nuestro deber »

  • 37  LV, 08-02-1946, p. 7 ; 12-02-1946, pp. 1- 2 ; 19-02-1946, p. 6 ; y 22-02-1946, p. 1.

31A medida que se acercaba la fecha de la elección, el triunfalismo que mostraban las fuerzas que integraban la Unión Democrática –en especial los socialistas-, fue en constante aumento. La Vanguardia lo reflejó cabalmente en sus páginas a través de proclamas, reportajes a candidatos, artículos y secciones. Así por ejemplo « La demostración popular del sábado (en ocasión de la proclamación de los candidatos) ha representado por sí misma la expresión inequívoca del triunfo que la Unión Democrática está a un paso de obtener » ; « Será aplastante el triunfo de la Unión Democrática. En la capital ganará la mejor lista : la socialista » ; « El democrático electorado de la capital depositará una vez más su confianza en los diputados del Partido Socialista » ; « Aclama la ciudadanía al socialismo anunciando la gran victoria del 24 » ; « Buenos Aires dará el triunfo a Tamborini-Mosca y a los 24 candidatos del Partido Socialista »37.

  • 38  LV, 22-02-1946, p. 1. Editorial « Votamos por odio a la dictadura y con fe en la fuerza del pueblo (...)

32En la edición previa al acto comicial, el periódico reflexionaba, una vez más, respecto del gobierno militar que se aprestaba a abandonar el poder, del fracaso de este « para imponer una candidatura imposible », de la lucha que habían llevado a cabo los socialistas en ese tiempo y de la necesidad, para bien del país, de que triunfe la inteligencia sobre la « fuerza bruta ». Por ello expresaba, en tono pedagógico, lo que sigue : « Iremos a los comicios, iremos sin miedo. Porque el pueblo argentino ha perdido miedo al miedo. Votaremos con odio y con fe. Votaremos con odio a la dictadura y al continuismo que niega la razón de ser de lo argentino histórico. Votaremos con fe porque somos la fuerza del mañana y estamos seguros de renovar los caminos de la civilización y la cultura »38.

  • 39  LV, 26-02-1946, p. 1. Editorial « Esfuerzos de un pueblo por liberarse de la servidumbre ».
  • 40  Ibid., Sección « La bolsa negra ».

33En su edición de la semana siguiente a la elección, La Vanguardia, a pesar de ser una feroz crítica del gobierno militar, debió reconocer la limpieza del acto : « Los comicios fueron libres, correctos y, si gusta la expresión, cristalinos. No regateamos palabras de reconocimiento leal por el comportamiento plausible del ejército que ha asegurado elecciones correctísimas »39. Pero además, y debido a la lentitud del escrutinio –los resultados definitivos se conocerían el 8 de abril-, el periódico se permitió ratificar su confianza en el triunfo : « Damos, desde ya, como aceptado, el triunfo de los candidatos de la Unión Democrática ; damos por aceptado que en el Congreso Nacional y en las Legislaturas provinciales como en las respectivas gobernaciones, la democracia ocupará los puestos de mayoría » ; « El pueblo argentino ha votado y, estamos seguros, ha votado bien »40.

  • 41  LV, 05-03-1946, p. 8. Artículo « Nueva entereza de hombres y mujeres necesita la democracia ».
  • 42  Ibid.

34Pero a medida que se iban conociendo los resultados parciales, la confianza fue trocando en desilusión, por lo que La Vanguardia se preguntaba : « ¿Será debilidad expresar nuestra aflicción por la marcha del escrutinio, que aun cuando concluya, como lo creemos, con el triunfo de la fórmula presidencial de la Unión Democrática, revela un estado desalentador de la conciencia nacional ? ¿Es, por ventura una disminución de la energía decir que participamos de la sorpresa y de la angustia de la numerosa y valerosa fracción esclarecida del pueblo (SIC) ante las columnas numéricas que van contestando las preguntas de saber cuántos somos, quiénes somos y adónde vamos ? […] No ocultamos que el infortunio de estas horas infaustas nos producen también a nosotros descontento y tribulación »41. Y se respondía : « Sí, es explicable el desconsuelo, desconsuelo no por la derrota electoral, que no se producirá, sino por la masa nada despreciable que ha conseguido mover la demagogia ; pero si hemos de ser leales a nuestras convicciones, debemos aceptar la prueba que las circunstancias nos depararán »42.

  • 43 LV, 19-03-1946, p. 1. Editorial « Aferrados a los principios ».

35Ya ante el hecho irreversible de la derrota de la Unión Democrática (el triunfo de la fórmula Juan Perón-Hortensio Quijano sobre la de José Tamborini-Enrique Mosca se situó entre 1.499.282 votos y 1.210.819), el periódico socialista descargó sus iras contra el peronismo, con su habitual tono descalificatorio : « El hecho social que está a nuestra vista y miden las columnas numéricas de los escrutinios puede resumirse en estos términos : ha cuajado un movimiento tumultuario que irrumpiendo en los procesos ordenados, deja de lado las medidas, los cuadros y las consideraciones tradicionales, rompe con todo, con esto y con aquello, salta por los principios, los partidos, la universidad, los diarios, la opinión independiente calificada (SIC), y se derrama con la fuerza de su propia materialidad sobre el vasto campo de la política, que ahora cubre y no sabemos si sabrá dominar »43.

  • 44 LV, 26-03-1946, p. 1. Editorial « Cavar hondo, seleccionar la semilla ».

36A la sorpresa le siguió el rencor y no podía ser para menos : no fue electo ningún candidato socialista, ni para diputado, ni para senador ni para gobernador. Los trabajadores, en su inmensa mayoría, habían sufragado por Perón, lo cual, obviamente, ponía en tela de juicio la capacidad del socialismo para sostener la representatividad –que se autoadjudicaba- de la clase obrera. Ahora bien, luego de la amarga comprobación, ¿hubo alguna autocrítica ?. Decididamente no. Ya se ha visto cómo se interpretó la composición social de las fuerzas que triunfaron a lo que debe sumársele la reiteración de la crítica al gobierno militar, que empleó « métodos abominables » para lograr el triunfo sobre « la tradición argentina y la cultura democrática »44.

  • 45 LV, 05-03-1946, p. 8. Artículo « Hemos cumplido con nuestro deber ».

37Será La Vanguardia la encargada de justificar el accionar del Partido Socialista en la coyuntura. Luego de dar a conocer que los integrantes de aquel hicieron un « examen de su labor » durante los últimos años, concluyeron que del mismo « surge, nítidamente, la excelencia de nuestra labor. Que la mayoría de los ciudadanos no haya apreciado de igual modo nuestro esfuerzo, no quiere decir que éste haya sido estéril ni contraproducente […] El país ha vivido días de oprobio y vergüenza que nadie puede olvidar. Que una mayoría de habitantes no la aprecie así es motivo de estudio más que de asombro. También en la culta Alemania Adolfo Hitler fue elegido presidente por el voto « libre » y « espontáneo de muchos millones de hombres y mujeres, y el partido Socialista, junto con los demás partidos democráticos, fue derrotado en 1933 […] Pero el resultado de la elección no indica sino que cuanto hemos sostenido, defendido y reclamado era justo »45. Como se observa, a los socialistas les parecía que nada nuevo y trascendente había ocurrido en la Argentina.

III. A modo de conclusión

38La aparición del peronismo en el escenario político de la Argentina de mediados de la década de 1940 fue una tragedia para los socialistas. Una pesadilla a la cual estos respondieron con argumentos ininteligibles para la inmensa mayoría de los trabajadores, que obtuvo resultados inversos de los que se proponía. Los socialistas no comprendieron ni por asomo la nueva realidad del país, en especial la de sus sectores populares. De allí que a su definición del peronismo como nazifascista, además de ser equivocada, se le sumó otra más errónea y grave aun : la de la caracterización de sus seguidores como integrantes de una masa amorfa, inculta y permeable a prácticas corruptas. En otros términos, negándoles a los trabajadores peronistas su condición de « auténticos » obreros. Sin advertirlo, estaban presenciando la ruptura definitiva entre los trabajadores y las ideas socialistas, lo que ocurrió simultáneamente con el inicio de un vínculo perdurable entre la clase obrera y el peronismo.

39En este marco, La Vanguardia fue el vehículo de expresión por excelencia del socialismo argentino, el medio desde donde todo este pensamiento se explicitó y amplificó con creces. Con un lenguaje a veces grandilocuente y otras pretendidamente esclarecedor, nunca dejó de ser provocadora e irritante.

40Durante la campaña electoral de 1946 la publicación socialista fue una voz de barricada que no se cansó de fustigar al peronismo y su candidato, con más énfasis aún- y esto es lo llamativo- que los tradicionales periódicos conservadores de los cuales dicha prédica podía esperarse por los intereses que representaban. Así fue que en su discurso no trepidó en mostrar una deformada imagen de la realidad, apelando a cuanto recurso dialéctico o lingüístico tuvo a mano a fin de exaltar las bondades de la Unión Democrática y, paralelamente, denostar a sus adversarios. Y en este sentido, debe decirse que contribuyó sustancialmente a construir –y mantener en el tiempo-, la definición de la nueva fuerza política como una expresión política fascista.

41Visceralmente antiperonista, se dio la paradoja de que La Vanguardia, que había nacido a fines del siglo XIX como « defensora de la clase trabajadora », terminó identificándose en 1946 con intereses que no eran precisamente los de los obreros.

Haut de page

Notes

1  Para la redacción de este acápite se han consultado los siguientes trabajos en los cuales el lector podrá ampliar lo que sintéticamente se expone : Reinoso, Roberto (comp.), La Vanguardia : selección de textos (1894-1955), Buenos Aires, CEAL, 1985 ; Rocca, Carlos J., Centenario de La Vanguardia. La historia heroica de una pasión argentina, La Plata, UPAK, 1994 ; Solari, Juan A., La Vanguardia. Su trayectoria histórica. Hombres y luchas, Buenos Aires, Afirmación, 1974 ; La Vanguardia. Anuario del Centenario, 1894-1994, Buenos Aires, 1994.

2  Al respecto véase Panella, Claudio, « La Vanguardia y el surgimiento del peronismo (1943-1945) », en Anuario del Instituto de Historia Argentina N° 4, La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata, 2004.

3  Con relación al impacto que significó la aparición del peronismo y de cómo actuó frente a este el socialismo, pueden consultarse, entre otros, los siguientes trabajos : Altamirano, Carlos, Peronismo y cultura de izquierda, Buenos Aires, Temas, 2001 ; Bisso, Andrés, « De Acción Argentina a la Unión Democrática. El civismo antifascista como prédica política y estratégica partidaria del socialismo argentino (1940-1946) », en Prismas N° 6, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2002 ; García Sebastiani, Marcela, « El Partido Socialista en la Argentina peronista : oposición y crisis de representación política (1946-1951) », en Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe vol. 13 N° 2, Tel Aviv, Universidad de Tel Aviv, 2002 ; Ghioldi, Américo, Palabras a la Nación, Buenos Aires, La Vanguardia, 1945, y Dos fechas. 4 de junio – 24 de febrero, Buenos Aires, La Vanguardia, 1946 ; Rapaport, Mario, Los partidos de izquierda, el movimiento obrero y la política internacional (1930-1946), Buenos Aires, CEAL, 1988 ; Vazeilles, José, Los socialistas, Buenos Aires, Jorge Alvarez, 1968.

4  La Vanguardia (en adelante LV), 06-11-1945, p. 7.

5  LV, 20-11-1945, p. 1. Editorial « Contra el continuismo : la Unión Democrática ».

6  Ibid.

7  LV, 01-01-1946, p. 1.

8  Ibid, p. 3. Sección Ha llegado la hora de combatir.

9  LV, 20-11-1945, p. 6. Sección « Ha llegado la hora de combatir ».

10  Cf. LV, 08-01-1946, p. 1 y 5, y 18-01-1946, p. 1. Sección « La bolsa negra ».

11  LV, 18-01-1946, p. 8. Artículo « La descomposición de los residuos constituidos en partido ».

12  Ibid.

13  LV, 12-02-1946, p. 1. Sección « La bolsa negra ».

14  LV, 08-02-1946, p. 2. Artículo « Triunfalmente se cumplió la gira ».

15 LV, 02-02-1946, p. 2. Artículo « Bomba malograda o las peripecias del coronel candidato ».

16  Luna, Félix, El 45. Crónica de un año decisivo, Buenos Aires, Sudamericana, 1975, pp. 439-440.

17  LV, 20-11-1945, p. 8. Artículo « Los gremios piden prescindencia oficial ».

18  LV, 08-02-1946, p. 4.

19  LV, 18-12-1945, p. 4.

20  Cf. LV, 25-12-1945, p. 10 ; 15-01-1946, p. 8 ; 18-01-1946, p. 4 y 8 ; y 25-01-1946, p. 1.

21  LV, 11-01-1946, p. 8. Artículo « Justicia social por y para el pueblo sin salvadores gauchi-protectores ».

22  LV, 08-01-1946, p. 1. Artículo « La maniobra nazifascista más audaz ».

23  LV, 22-01-1946, p. 4.

24  LV, 18-01-1946. Artículo « Los obreros telefónicos ».

25  LV, 08-01-1946. Este supuesto sindicato tenía como domicilio la avenida Rivadavia N° 2150 de la ciudad de Buenos Aires, que era la Casa del Pueblo, sede del Partido Socialista y lugar donde se editaba La Vanguardia.

26  LV, 18-01-1946, p. 8. Artículo « El gremialismo libre de pie contra la demagogia oficial ».

27  LV, 15-02-1946, p. 5. Artículo « Junto a la Unión democrática los obreros no tienen nada que perder y mucho que ganar ».

28  LV, 15-02-1946, p. 1. Artículo « Consternación ».

29  Ibid., Editorial « En el día de duelo para la Patria ».

30  Ibid., p. 9.

31  Al respecto puede consultarse Scenna, Miguel A., « Braden y Perón », en Todo es Historia N° 30, Buenos Aires, octubre de 1969.

32  Cf. LV, 16-10-1945, p. 6 y 23-10-1945, p. 8.

33  Se trató de La República Argentina ante el « Libro Azul », Buenos Aires, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, 1946.

34  Luna, F., op. cit., pp. 433-434.

35  LV, 15-02-1946, p. 1. Artículo « Perón miente y agravia al país ».

36  Ibid.

37  LV, 08-02-1946, p. 7 ; 12-02-1946, pp. 1- 2 ; 19-02-1946, p. 6 ; y 22-02-1946, p. 1.

38  LV, 22-02-1946, p. 1. Editorial « Votamos por odio a la dictadura y con fe en la fuerza del pueblo ».

39  LV, 26-02-1946, p. 1. Editorial « Esfuerzos de un pueblo por liberarse de la servidumbre ».

40  Ibid., Sección « La bolsa negra ».

41  LV, 05-03-1946, p. 8. Artículo « Nueva entereza de hombres y mujeres necesita la democracia ».

42  Ibid.

43 LV, 19-03-1946, p. 1. Editorial « Aferrados a los principios ».

44 LV, 26-03-1946, p. 1. Editorial « Cavar hondo, seleccionar la semilla ».

45 LV, 05-03-1946, p. 8. Artículo « Hemos cumplido con nuestro deber ».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Claudio Panella, « Las elecciones presidenciales de 1946 y el peronismo naciente vistos por el periódico La Vanguardia », Amnis [En ligne], 4 | 2004, mis en ligne le 01 septembre 2004, consulté le 29 juin 2017. URL : http://amnis.revues.org/772 ; DOI : 10.4000/amnis.772

Haut de page

Auteur

Claudio Panella

Universidad Nacional de La Plata, Argentina
E-mail : permarieze@ciudad.com.ar

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Les cahiers de Revues.org