Navigation – Plan du site

La transición desarmada : objetores, política y prensa en la transformación de las Fuerzas Armadas en la España democrática

Carmen Gordon-Nogales

Résumés

Avec la fin du Service Militaire Obligatoire, en janvier 2001, on peut considérer que le processus d’adaptation des armées héritées du franquisme à la nouvelle conjoncture européenne et internationale — un des plus délicats de la transition espagnole à la démocratie — arrive à son terme. Lors de ce processus, qui génère un intérêt médiatique sans précédent, le Mouvement d'Objection de Conscience joua un rôle de première importance. Ses actions auront un écho important dans tous les médias, et cela va produire un intérêt croissant, au sein de la société, pour les questions militaires dont elle avait été tenue à l’écart au cours de son histoire récente. Cet article aborde, après un bref rappel historique de l’objection de conscience, l’analyse des sujets et des catégories avec lesquelles la presse nationale traite le débat autour de la professionnalisation des armées, tout en tenant compte du fait que celui-ci tend à renforcer la légitimité que l’institution militaire a acquise tout au long de la transition démocratique.

Haut de page

Entrées d’index

Mots-clés :

Europe, Espagne, armée, presse

Keywords :

Europa, Spain, army, press

Palabras claves :

Europe, Espagne, ejército, prensa
Haut de page

Texte intégral

Las Fuerzas Armadas compuestas exclusivamente por voluntarios le proporciona a la nación una mayor flexibilidad en política exterior. La opinión pública muestra un grado mucho menor de aceptación a que nos involucremos militarmente en situaciones complejas cuando los soldados provienen del Servicio Militar Obligatorio.
L.J. Korb, « Military Manpower Training Achievements and Challenges for the Eighties », 1987.

1El anuncio, en abril de 1996, de la supresión del Servicio Militar Obligatorio (SMO) por parte del entonces recién elegido presidente del gobierno, José María Aznar, cierra uno de los procesos más complejos y opacos de la transición española a la democracia : el de la adaptación de las fuerzas armadas a una nueva coyuntura nacional e internacional, la modernización del ejército heredado del franquismo. El intenso debate en torno a la legitimidad del SMO que los movimientos pacifistas y, en particular, el Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC) obligaron a incluir en la agenda de todos los partidos políticos, especialmente a partir de 1989, abrirá la puerta a un nuevo tema de discusión en torno a las Fuerzas Armadas (FAS) : el del ejército profesional. Las movilizaciones de los objetores de conciencia tendrán un importante eco en todos los medios de comunicación, generando así, en la opinión pública española, un interés creciente por las cuestiones militares de las que había sido mantenida al margen durante largos años. La prensa, apropiándose de este tema, jugará un papel sin precedentes en la formación de una opinón pública a propósito de los asuntos de defensa. En este artículo trataremos de analizar el peso y los términos con los que la prensa de tirada nacional aborda el debate sobre el ejército profesional, entre abril del 1996 y mayo del 1998, año en el que el pleno del Congreso de los Diputados aprueba el Dictamen de la Comisión Mixta del Congreso y del Senado que establece la fórmula y los plazos para alcanzar la plena de profesionalización de las FAS, teniendo en cuenta que éste viene a reforzar la legitimidad que el ejército español ha ido adquiriendo a lo largo de la transición a la democracia.

El proceso de la objeción de conciencia

  • 1  Cosido, Ignacio, « El modelo de Fuerzas Armadas post-2000 : el ejército profesional » en http://ww (...)
  • 2  Armadans, Jordi, « La profesionalización de las Fuerzas Armadas en España » en Oliveres, Arcadi y (...)
  • 3  Martinez Paricio, Jesús, « L'armée en Espagne ou le pouvoir militaire en transition », en Genieys, (...)

2La decisión de abolir el SMO puede ser considerada como la respuesta a una coyuntura internacional que impondría un nuevo modelo de ejército más eficaz y moderno. Pero si bien es cierto que la decisión de Aznar responde al contexto político mundial, esto no explica por sí sólo la importancia que el debate sobre el ejército de recluta obligatoria y, posteriormente, el de un nuevo modelo de ejército profesional ha suscitado en España. No podemos obviar que la opinión pública española rechazaba con mayor contundencia que cualquier otra opinión pública europea el SMO. De hecho, España era el Estado europeo que contaba con el mayor número de objetores1. El escaso interés que había mostrado la población española por los asuntos de defensa, en general, y, sin embargo, el abierto rechazo al servicio militar « era revelador de una considerable deslegitimación del ejército y del papel de las FAS en España »2. Dicha deslegitimación no era ajena a las complejas relaciones entre el poder político, la sociedad civil y las FAS españolas, ya que éstas últimas se habían impuesto por la fuerza como un actor mayor de la historia política contemporánea3. Las acciones del MOC, su repercusión en la prensa y la sensación para una buena parte de la población española de que el SMO era anacrónico e injusto abrieron la puerta a un debate político sin parangón en Europa. Por lo tanto podemos considerar que la decisión de suprimirlo es la culminación de un proceso histórico que responde a una « especifidad española » y que no se comprende sin el activismo de objetores e insumisos.

  • 4  Citado por Fínez, José Manuel, « Historia y actualidad de la objeción de conciencia » en Iglesia V (...)
  • 5  El fenómeno de rentabilización de los costos políticos de la desobediencia llama la atención de la (...)
  • 6  Sampedro Blanco, Victor, Movimientos sociales : debates sin mordaza. Desobediencia civil y servici (...)

3 Los primeros objetores de conciencia, todos ellos Testigos de Jehová, surgen en el panorama político-social español a fines de los años cincuenta. En aquella época negarse a integrar un ejército que había ganado una « cruzada » era considerado como un delito de traición a la patria y a los valores que esta noción encarnaba para los vencedores de la Guerra Civil. En enero de 1971, se encarcela al primer objetor que decide dar a su acto de desobediencia un caríz político y reivindicativo haciéndolo público y ligando su gesto a un « cambio social »4. Se trata del joven católico José Luis Beunza quien tras sus contactos con grupos pacifistas europeos y con la comunidad de Lanza del Vasto, en el sur de Francia, plantea la « no violencia activa » como uno de los principales motivos para negarse a cumplir el SMO. El tema de la objeción de conciencia no ocupaba todavía de manera importante un lugar la agenda de las elites políticas entonces en el poder, pero el problema era revelador de la situación de enfrentamiento que se vivía, en esa época, dentro del régimen franquista y que ofreció a los objetores una oportunidad política que ellos supieron aprovechar rentabilizando la represión que se ejercerá en su contra para generar un pequeño pero eficaz « colchón social »5. Así, mientras una parte del denominado « Búnker » trataba de recuperar el « espíritu del 18 de julio », la « elite profesional » castrense (encabezada por el teniente general Diez-Alegría) y los « tecnócratas » (encargados del desarrollo económico), coincidían en sus objetivos : un ejército más profesional y un régimen con mayor legitimidad nacional e internacional6.

  • 7  Pereña, Luciano, La objeción de conciencia en España, Madrid, Propaganda Popular Católica (col. Ju (...)

4A partir del encarcelamiento de J. L. Beunza se genera un movimiento minoritario integrado por jóvenes, principalmente católicos de espíritu postconciliar que se plantea de manera colectiva el problema de la objeción de conciencia en franca rebeldía con las leyes vigentes del Estado7. Ésto no quiere decir que podamos hablar todavía de la existencia de un movimiento organizado de objetores. Éstos encontrarán apoyos en numerosas organizaciones de inspiración cristiana, en grupos universitarios e, incluso, en algunos militares integrantes de la Unión Militar Democrática (UMD), quienes secundaron el movimiento objetor. Todo este proceso, que potenció la politización de la objeción de conciencia, se produjo a caballo entre la agonía del general Franco y la redemocratización.

  • 8  La estrategia de la insumisión consiste en el rechazo directo a la incorporación en filas, es deci (...)

5El MOC, como movimiento social organizado, aparece en la escena política española a mediados de los años setenta, siendo en enero de 1977 cuando se constituye formalmente. No es una casualidad que un movimiento que exige el derecho a la objeción de conciencia como un derecho fundamental surja con fuerza en esos años, pues es el momento en el que la democratización en España comienza a ser una realidad posible y por lo tanto es tiempo de reivindicaciones. Así, tanto el movimiento de objeción de conciencia como la estrategia de la insumisión — que es su radicalización8 — sólo son comprensibles en el contexto de una España inmersa en un vertiginoso proceso de cambio político.

  • 9  Ajangiz, Rafael, « La objeción de conciencia en el Estado español : evolución de un concepto » en (...)

6El movimiento de objetores de conciencia era, en aquella época, « una amalgama impresionante de pareceres, opiniones políticas y proyectos de vida »9. Su labor se centraba esencialmente en conseguir que la objeción de conciencia fuese considerada como un derecho fundamental y que se aprobara una ley de objeción de conciencia abierta a toda motivación ética o ideológica. Este movimiento, autodefinido como antimilitarista no mantiene una adscripción ni dependencia de partido político alguno. Estaba compuesto por grupos locales autónomos, repartidos por todo el territorio español que se coordinaban en Asambleas nacionales.

  • 10  En 1977 y fruto de esta estrecha colaboración entre el MOC y el PSOE, se presentó en el Congreso u (...)
  • 11  De Lucas, J., « El castigo de los insumisos. Acerca de la reciente jurisprudencia sobre objeción d (...)
  • 12  En febrero de 1983, el Parlamento Europeo había aprobado una Resolución (la Resolución Macciocchi) (...)

7La victoria del PSOE, tras la elecciones de octubre de 1982, generó una gran expectación en buena parte de la sociedad española y, en particular, en el MOC, debido a la colaboración que había existido entre ambas organizaciones en el período preconstitucional (1975-1978) y durante las legislaturas de la UCD (77/79-79/82)10. Los objetores esperaban que se contemplara la objeción de conciencia en el marco de la recuperación de los derechos civiles. Sin embargo, ésta se verá rápidamente subsumida por la política militar. El problema de la objeción de conciencia pasó a ser integrada en un conjunto de medidas tendentes a la democratización de las Fuerzas Armadas, entre las que se cuentan la Ley del Servicio Militar de junio de 1984 y la aprobación de un nuevo Código Penal Militar en diciembre de 1985. Así, apenas un año después de haber ganado las elecciones, el gobierno de Felipe González presentó su Proyecto de Ley para la Objeción de Conciencia (ley 8/84, LOC). Nos encontramos ante una legislación que los objetores ven como « una regulación legal que considera la objeción de conciencia desde una perspectiva de sospecha y penalización »11. La reacción de los objetores fue el desacato a una ley que, a su modo de ver, no estaba en consonancia ni con sus ideales ni con la Constitución ni tan siquiera con la posición del Parlamento Europeo respecto a la objeción de conciencia12. En una Asamblea especial celebrada en abril de 1984 en Vallvidriera (Barcelona) y ante la perspectiva de una ley a todas luces restrictiva, se adoptó la estrategia de la insumisión.

8Al mismo tiempo que se iba generando todo un clima de solidaridad con los objetores entre amplias capas de la sociedad española, aparecía con fuerza el denominado movimiento anti-OTAN. El referéndum que iba a decidir del futuro de España en relación con esta organización militar fue convocado para el 12 de marzo de 1986. La postura del gobierno socialista de nuevo supuso una amarga decepción en los ambientes pacifistas pues el PSOE al pedir el « sí » en una intensa campaña pro-OTAN, se desdecía de sus anteriores planteamientos. Los diferentes colectivos antimilitaristas y de objetores participaron activamente en la campaña apostando por la salida de España de la OTAN. La campaña anti-OTAN y su reflejo en la prensa, jugó un importante papel educativo en la sociedad española en relación con los temas de defensa y de las Fuerzas Armadas, con los cuales se iba familiarizando al tiempo que iba perdiendo el temor a criticar abiertamente al ejército.

  • 13  Forma popular con la que se denomina el Servicio Militar Obligatorio.
  • 14  Ver a este propósito : Aguirre, Mariano « Objeción de conciencia y modernización de la sociedad » (...)

9El SMO cada vez tenía una imagen más negativa, especialmente entre la juventud, que lo percibía como una pérdida de tiempo, de forma que el ambiente de rechazo hacia la mili13 beneficiaba políticamente a objetores e insumisos. Esto no quiere decir que la juventud española se hubiera vuelto antimilitarista, sino que la dinámica de la transición había producido un fenómeno de relativización de la obediencia al Estado nacional que también afectaba a las FAS. La existencia del ejército no se ponía en cuestión, excepto por los insumisos, al ser concebido como una parte más del Estado. El efecto acumulado de estos fenómenos y movilizaciones provocaron en amplias capas de la juventud la sensación de que el SMO era una figura institucional anacrónica en el nuevo orden mundial al que España se incorporaba, de tal modo que negarse a realizar el servicio militar era percibido como una decisión de sentido común14. Además, la insumisión había saltado de tal manera a la escena pública que ante la posibilidad de que el fenómeno adquiriese mayores dimensiones, el tema de la mili se impuso durante la campaña electoral de octubre de 1989. En ella todos los partidos políticos incluyeron el tema del SMO en sus programas electorales y, con mayor o menor convencimiento, todos proponían la eliminación o la reducción de la conscripción y la profesionalización progresiva de las Fuerzas Armadas.

  • 15  Servicio civil que los objetotes deben realizar, en instituciones públicas u ONG’s, en lugar del S (...)
  • 16  Cincuenta y siete jóvenes se presentaron simultáneamente en las distintas sedes del Gobierno Milit (...)
  • 17  Ver Sampedro Blanco, Victor, op.cit., pp 237-294.

10A pesar de que el Gobierno del PSOE creía zanjado el problema de los objetores con la Ley de Objeción de Conciencia, el mecanismo que debía asegurar la Prestación Social Sustitutoria15 no se puso en marcha hasta enero del 88. El Consejo Nacional para la Objeción de Conciencia, organismo encargado de dar el visto bueno a los objetores, había reconocido legalmente, hasta ese momento, a unos 10.000 objetores. Por otra parte, el 20 de febrero de 1989 se produce la primera presentación colectiva de insumisos en todo el Estado16. Se inicia así una intensa campaña de desobediencia civil al SMO que va a mantener en jaque no sólo a las Fuerzas Armadas sino también a los sucesivos gobiernos de la democracia. El hecho de negarse a realizar el servicio militar vuelve a poner en manos de la justicia militar el problema de los objetores lo que se había tratado de evitar por todos los medios desde instancias gubernamentales, en especial desde el Ministerio de Defensa quien había emprendido una campaña para mejorar la imagen de las Fuerzas Armadas en la sociedad española. Se genera a partir de este momento (especialmente entre 1989 y 1993) lo que Victor Sampedro Blanco ha dado en llamar « la batalla de papel de la objeción de conciencia »17 en la que los diferentes actores políticos trataron de controlar las agendas informativas para extraer una rentabilidad política o electoral. Cierta prensa de tirada nacional ( El País y El Mundo), expuso el problema de la objeción y las acciones de protesta del movimiento como el reflejo de un malestar social global y no como el de un mero desorden público lo que favoreció una imagen positiva de los insumisos al tiempo que dificultaba las tareas de los diversos gobiernos.

  • 18  Labatut, Bernard et Martinez Paricio, Jesús, La professionnalisation des armées en Espagne. Conséq (...)

11La coyuntura internacional de comienzos de la década de los noventa, con la caída del muro de Berlín (1989) y el inicio de la guerra del Golfo (1991), va a marcar la máxima resonancia mediática del Movimiento de Objeción de Conciencia y de la insumisión. Por una parte, el denominado final de la « guerra fría », y de la consiguiente amenaza militar del bloque del Este, provocó un replanteamiento del papel de la Fuerzas Armadas en los Estados occidentales. Por otro lado, en España, esta nueva situación y la participación de soldados españoles en la guerra del Golfo Pérsico, muchos de ellos reclutas, supuso un incentivador de la objeción y de la insumisión encontrando un apoyo inesperado y masivo entre diversas capas de la sociedad. Las movilizaciones pacifistas y antibelicistas que se produjeron a lo largo del Estado español pusieron en el centro de las miradas a los insumisos quienes, por su parte, hacían abiertos llamamientos a la deserción. La situación era conflictiva, la prensa se hacía eco de cada uno de los incidentes relacionados con la conscripción. Así, la cuestión militar era, casi exclusivamente, abordada desde la óptica del SMO que además era tratado, sistemáticamente, de manera negativa18 : insumisos encarcelados, suicidios y accidentes de reclutas, abuso de poder de los mandos del ejército, etc. Es decir, practicamente todo el debate mediático sobre las cuestiones de defensa estaba monopolizado por el tema de la recluta obligatoria. Coincidiendo con el conflicto del Golfo y con el controvertido envío de tropas españolas, el número de objetores aumentó de manera considerable, pasando de 12.140 en 1989 a 28.627 en 1991. En diciembre de 1991, sólo se habían celebrado trece consejos de guerra cuando por esas fechas ya se habían declarado unos 850 insumisos al SMO. Pero no sólo los insumisos eran juzgados en relación con la problemática del SMO : el 11 de diciembre, el coronel Amadeo Martínez Inglés fue encarcelado por haberse manifestado públicamente en favor de un ejército totalmente profesionalizado. Esto nos muestra claramente que la coyuntura no era en absoluto favorable a una pronta solución al problema planteado por la objeción de conciencia en España a pesar de lo viejo del asunto.

  • 19  Sampedro Blanco, Victor, op.cit., p. 241.

12La trayectoria política y mediática de la insumisión ha sido desigual en función de la tensión generada entre las acciones llevadas a cabo por los distintos colectivos antimilitaristas y las respuestas de los gobiernos a las mismas. También la prensa ha desempeñado un papel central en la rentabilización que el movimiento antimilitarista ha podido hacer de su lucha. Así encontramos una mayor cobertura de la insumisión en los años en los que ésta se inició (1989) extendiéndose al periodo en el que se desencadenó la polémica en torno a la guerra en el Golfo Pérsico. Esto significa que, entre los años 1989 y 1993, los artículos de prensa y de opinión alrededor a la problemática del SMO se multiplicaron con respecto a años anteriores y en relación a la cobertura posterior. Para el período citado, la media de informaciones publicadas en los tres diarios de mayor tirada a nivel nacional fueron los siguientes : nueve noticias o artículos mensuales en El Mundo, siete en El País y cuatro en ABC. En 1989 se contabilizaron, por ejemplo, ciento veintiocho informaciones en El País, siete de las cuales eran editoriales19.

  • 20  Labatut, Bernard et Martinez Paricio, Jesús, op.cit, p. 112.
  • 21  « La objeción en Europa », Hika, n° 41, Bilbao, 1993, p. 33.

13Aunque la participación de las FAS en campañas denominadas humanitarias y de mantenimiento de la paz, en especial a partir de 1992 en Bosnia – Herzegovina, permitió vehicular una imagen positiva de las mismas, esto no varió la valoración de la opinión pública hacía del SMO. Para entonces la mayoría de la sociedad española rechazaba abiertamente lo que era considerado como un « impuesto de sangre »20 y una pérdida de tiempo. En numerosos países21 se habían producido casos de objeción de conciencia, de desobediencia o de deserción, pero lo que hace el caso español excepcional es la dimensión colectiva que se dio a ese acto de desobediencia y la importante acogida que los objetores e insumisos tuvieron entre amplios sectores de la sociedad española, apoyo que a su vez resultaba un costo político para el poder. Entre los argumentos que los insumisos esgrimían para justificar su actitud, encontramos frecuentemente el recurso a una « memoria histórica », aquella en la cual el ejército español aparece como un instrumento de opresión y represión contra el pueblo :

  • 22  Ajangiz, Rafael, « Insumisión », El País, 17 de febrero de 1989

hay que recordar que desde la guerra de Cuba el estamento militar no nos ha defendido de ninguna agresión externa y ha sido, en cambio, un constante foco de desestabilización interna (golpes de Estado y guerra civil) y de control social (represión de huelgas y protestas populares).22

14y como una institución que salvaguarda los intereses de unos pocos :

  • 23  Tomás, Suso. « Sindicalismo y antimilitarismo », Mambrú, n° 30, Zaragoza, 1989, p. 14.

los obreros (la tropa) son embarcados para Marruecos con el fin de defender los intereses económicos de los comerciantes y propietarios mineros españoles […] el antimilitarismo rechaza el ejército por ser el brazo armado y defensor de los intereses sociales de la clase dominante.23

15En 1996, tras ganar las elecciones, el presidente del gobierno José María Aznar anunció la supresión del SMO. Pese a que la decisión era, sin duda, ineludible, las negociaciones llevadas a cabo entre el Partido Popular y Convergència i Uniò, para lograr el pacto de investidura que convertiría a Aznar en presidente del gobierno, no fueron ajenas a la precipitación con la que ésta fue anunciada, si tenemos en cuenta que en el programa electoral del PP tan sólo se preveía la reducción del tiempo en filas a seis meses. Desde principios de los años noventa, y en relación con la rentabilidad política y electoral que ello pudiera tener en sus respectivas Comunidades Autónomas, los partidos nacionalistas se habían posicionado en favor de los objetores y habían apoyado tanto las reivindicaciones de supresión del SMO como la despenalización de la insumisión. Un dato importante es que Cataluña y el País Vasco contaban con el mayor número de objetores e insumisos de todo el territorio español.

16La perspectiva de desaparición de la conscripción produce varios efectos en la sociedad. Por una parte, tranquiliza a la opinión pública que ya no tiene que confrontarse con frecuentes noticias de insumisos presos. Por otra parte, ésta intranquiliza a los antimilitaristas que pierden su mejor « arma » política para hacerse oír, la represión carcelaria. La sociedad española considera zanjado el problema de la mili y por lo tanto el de la objeción de conciencia.

  • 24  Aspizúa Turrión, Jorge, « La profesionalización de las fuerzas armadas en España. El plan político (...)
  • 25  Ajangiz, Rafael, « Ley de servicio militar e insumisión » en En pie de Paz, n° 32, Madrid, 1994, p (...)

17El colectivo antimilitarista mantuvo una estrategia de confrontación que buscaba el desgaste del poder lanzando acciones contra las fallas del sistema democrático y mostrando sus limitaciones. A través de una metodología que se caracterizó, ante todo, por una desbordante imaginación, sus campañas dieron lugar a una presencia activa en los medios de comunicación logrando condicionar las actitudes de los sucesivos gobiernos de la transición24. De esta manera, el movimiento consiguió lo que en los primeros años se había propuesto, el fin del SMO. Sin embargo, aunque la labor del colectivo de insumisos aceleró el proceso en un trabajo de concienciación de la sociedad frente a un ejército « chapado a la antigua », la coyuntura internacional impuso al Estado español un nuevo modelo de Fuerzas Armadas transformando, según palabras de un conocido antimilitarista, « a la mercenaria y matamoros Legión Española en un ejemplo de pundonor y entrega a la paz internacional y a la solidaridad con los agredidos »25.

El debate sobre la profesionalización en la prensa

  • 26  Sampedro Blanco, Victor, op.cit., p. 263.
  • 27  Oliver Olmo, Pedro, La utopía insumisa de Pepe Beunza. Una objeción subersiva durante el franquism (...)
  • 28  En 1998, España aparece, todavía, en el informe anual de Amnistía Internacional como un país en el (...)

18Entre 1993 y 1996, la cobertura mediática de la objeción de conciencia y de la insumisión estaba en uno de sus períodos más bajos. La prensa había alcanzado cierta saturación. Las noticias que aparecían tenían que ver casi exclusivamente con los juicios a insumisos. La presencia del movimiento era practicamente irrelevante e incluso, durante la campaña electoral de 1996, cuando el debate en torno a la legitimidad del SMO volvió a ser un tema estrella, ninguno de los 300 insumisos presos tuvieron la más minima ocasión de expresarse en los medios26. A esto hay que añadir que, practicamente al mismo tiempo que la decisión de Aznar, entraba en vigor en mayo de 1996 el nuevo Código Penal elaborado por el anterior gobierno socialista y aprobado por la Cámara en noviembre del 95. Dicho código establecía el fin de las penas de cárcel para los insumisos. Las penas de prisión fueron sustituídas por la « inhabilitación civil », es decir, por una serie de restricciones a la vida cívica que van desde la prohibición de votar hasta la imposibilidad de obtener el carnet de conducir, lo que los insumisos denunciarán como una verdadera « muerte civil ». Es en este contexto que aparece una nueva táctica antimilitarista, « la insumisión en los cuarteles ». Ésta consiste en adoptar como método de protesta la llamada « objeción sobrevenida », es decir que los insumisos ya no van a cuestionar el servicio militar antes de entrar a filas sino una vez incorporados a la mili. Esta práctica entra dentro del cuadro jurídico de la deserción. Los insumisos vuelven, de esta manera, a situar el conflicto en el terreno militar ya que al estar bajo jurisdicción militar y no en el marco del nuevo codigo penal, que correspondería a la jurisdicción civil, son nuevamente condenados a penas de cárcel27. Esta nueva forma de desobediencia busca la máxima rentabilidad política de la represión, táctica ya anteriormente utilizada por el movimiento. Sabiendo que la mayor parte de la sociedad española no soportaba la idea de saber a unos jóvenes en la cárcel por motivos relacionados con la conscripción y teniendo en cuenta que al gobierno tampoco le interesaba, de cara a su imagen tanto nacional como internacional, tener « presos de conciencia »28, los insumisos creyeron, equivocadamente que, tal vez así, recuperarían el protagonismo mediático de antaño.

  • 29  Bardaji, Rafael L., « El servicio militar obligatorio y la degradación de la defensa » en http://w (...)
  • 30  Martinez Paricio, Jesús, en Genieys, William, op. cit., p. 101.
  • 31  Movimiento de Objeción de Conciencia, « Carta abierta sobre el fin de la mili (2000) » en MOC, En (...)
  • 32  Malalana Ureña, Antonio, « Análisis de las fuentes de información relacionadas con el tema de la p (...)

19Podríamos, por lo tanto, pensar que en este contexto iba a desaparecer el interés público sobre los temas de defensa y que éstos volverían a ser del dominio privativo de las elites políticas y militares. Aquella era la apuesta de los estrategas del gobierno. El SMO se había convertido en el único punto en el orden del día29 en el debate sobre las FAS, actuando como refoulé de una cuestión que no había sido abordada, la del papel de uno de los pilares institucionales del franquismo en la nueva configuración democrática30. Pero treinta años de acción política del movimiento antimilitarista había conseguido abrir no sólo el debate sobre el reclutamiento forzoso sino también sobre la función de ejército31 y, de esta manera, había logrado generar cierto eco e influencia en los asuntos relacionados con las FAS. Lo que va a suceder, entonces, es que el tema de la objeción de conciencia será desplazado de los medios de comunicación en favor del debate en torno a la viabilidad de unas FAS profesionales. Según Antonio Malana, ante la falta de fuentes de información para analizar el proceso de toma de decisiones sobre la profesionalización de los ejércitos, « será, sobre todo, en la prensa escrita donde se observe mejor el impacto real del proyecto »32.

  • 33  Ochenta y cuatro en total.
  • 34  Veinte en El Mundo ; diecisiete en ABC y catorce en El País.
  • 35  Nueve en ABC ; siete en El Mundo y seis en El País.
  • 36  Trece en El País ; nueve en El Mundo y tan sólo dos en ABC.
  • 37  Once en ABC ; diez en El País y ocho en El Mundo.

20La media mensual para el periodo 1996 - 1998, en la edición impresa de los tres principales diarios de tirada nacional —ABC, El País y El Mundo — es de cuatro informaciones para el primero, cinco para el segundo y seis para el tercero. De los tres años, fue en 1996 cuando se publicaron el mayor número de noticias relacionadas con el tema que nos ocupa, siendo más numerosas en El Mundo33. Por lo que se refiere al reparto a lo largo del año de las noticias publicadas, éste es bastante desigual en los tres periódicos, coincidiendo, sin embargo, en lo que podríamos denominar como « pics de información ». Se trata de varios momentos clave : en 1996, el máximo de noticias coincide con el mes en el que se celebra el día de las FAS34, el nueve de junio. En 1997 es el mes de octubre el que presenta un mayor número de informaciones, coincidiendo con la controvertida filtración del « Informe Barea » en el que José Barea, director de la Oficina del Presupuesto, ponía en evidencia que la profesionalización de las FAS no iba a ser posible en los plazos previstos35. Finalmente, en 1998, los pics de información se reparten en torno a dos eventos : la supresión, por un lado, de las penas de cárcel para los insumisos36 en febrero y, por el otro, el Dictamen de la Comisión Mixta del Congreso y del Senado para la profesionalización de las FAS, en mayo37.

21Para este trabajo, hemos analizado todas las informaciones — noticias, editoriales y artículos de opinión — que sobre el fin del SMO y sobre el proceso de profesionalización de las FAS han aparecido en dicho trienio. También hemos estudiado aquellas que trataban sobre objetores e insumisos teniendo en cuenta que éstos siguen siendo, como veremos, un elemento de controversia entre las diferentes fuerzas políticas.

  • 38  ABC, 20 de enero de 1980.
  • 39  Sampedro Blanco, Victor, op.cit., p. 272.
  • 40  El Mundo, veáse, por ejemplo, el 29/01/96 ; el 19/02/96 ; el 28/06/96 o el 27/05/97.
  • 41  ABC, 27 de mayo de 1996. Jarrai es el nombre con el que se conoce a las juventudes nacionalistas v (...)

22Antes de exponer nuestras conclusiones, es importante situar a cada uno de estos periódicos en relación con la posición que tomaron frente al MOC y a la estrategia de la insumisión. Desde su fundación en 1989, El Mundo tomó partido abiertamente por los insumisos, mientras que en el polo opuesto, por razones históricas obvias, ABC defendió con ardor los valores que vehiculaba el SMO y la idea de que las FAS no debían ser noticia política38. La posición más ambigua fue la de El País que partió criticando las decisiones gubernamentales para acabar apoyando la política del PSOE y cuestionando la legitimidad del movimiento antimilitarista39. Dicho esto podemos observar que las líneas editoriales de los tres periódicos no variaron mucho con respecto al MOC para los tres años que nos ocupan. Así El Mundo siguió haciéndose eco de cada una de las vicisitudes que acontecían a los insumisos. Tanto es así que muchas de las noticias que aparecieron eran pequeñas historias de vida de objetores e insumisos40. Por su parte ABC continuó criminalizándolos en apenas unas cuantas noticias breves en las que eran presentados como unos « auténticos vándalos » con acciones « en el más puro estilo Jarrai »41.

  • 42  En 1996 había 348 insumisos presos, en el 2000, doce y en el 2001, siete.
  • 43  ABC, El Mundo y El País, 4 de junio de 1996.
  • 44  Veáse, especialmente, el artículo de Manuel Rivas titulado « Sentido Común » en El País, 31/07/96.

23Uno de los aspectos que más interés despertó en los tres diarios, quizás en ABC de forma más tibia, fue la situación de inverosimilitud que se creó en torno al hecho de que seguía habiendo jóvenes insumisos en la cárcel habiendo entrado en vigor el nuevo código penal, el cual suprimía las penas de prisión para los insumisos42. Al mismo tiempo se anunciaba el fin del SMO y, en consecuencia, la insumisión podía dejar de considerarse como un delito. Así, los tres diarios hacían referencia a la petición de CiU, en junio de 1996, de archivar todos los casos abiertos a insumisos43. Después serán tan sólo El Mundo y El País quienes sigan haciendo incapié en el problema de los insumisos presos ya sea en nombre de los partidos políticos, ya sea en nombre de los jueces o de otros actores de la vida política y social44 hasta la decisión del Parlamento de suprimir las penas de cárcel para la insumisión, en febrero de 1998.

  • 45  ABC, 9 de junio de 1996.
  • 46  ABC, 25 de octubre del 96. El título del editorial habla por sí solo : « Respiro a las Fuerzas Arm (...)
  • 47  El País : 23/03/1996 ; 07/06/96 ; 18 /11/96 ; 28/02/98 ; 17/05/98.
  • 48  El Mundo 12 de enero de 1997.

24En lo que se refiere a la profesionalización de las FAS, las líneas editoriales de los tres diarios presentan diferencias de matiz, es decir que los tres están de acuerdo, en principio, con la decisión tomada por el ejecutivo, pero van a expresar sus argumentos y a canalizar las noticias en función del alineamiento político del medio, creando un foro de discusión en el que se enfrentan, como en el anterior debate en torno al MOC y al SMO, pero con menos virulencia. De esta manera, ABC utiliza sus páginas para rendir un sentido homenaje al « Ejército de España »45 en el día de las Fuerzas Armadas, o para responsabilizar a los sucesivos gobiernos socialistas, entre 1982 y 1996, de haber llevado a cabo una nefasta política de defensa, lo que habría provocado la descapitalización de las FAS y el estado crítico en el que se encontraban46. Por su parte El País critica el oportunismo político y la precipitación en la decisión de suprimir el SMO, lo que utiliza para hacer una defensa de las « prudentes » políticas llevadas a cabo por el PSOE47. El Mundo ahonda en esta idea, yendo más lejos aún, al acusar al gobierno del PP de no creer en el proyecto y de haberse plegado a las exigencias de la opinión pública48.

  • 49  Veáse el editorial del 15/07/96 titulado « Nueva Francia Militar ».
  • 50  Veánse, por ejemplo, el artículo de Miguel Angel Aguilar del 11/06/96, titulado « ¿A la francesa ? (...)

25En febrero de 1996, el presidente Jacques Chirac había hecho pública la decisión de profesionalizar el ejército y de suprimir el SMO en Francia. Este hecho va a ser utilizado, especialmente por ABC y El Pais, pero de manera bien distinta. En el primero, el proceso francés hacia la profesionalización va a ser presentado como un modelo a seguir sin entrar en consideraciones sobre las posibilidades de éxito del proceso español y justifica, al mismo tiempo, la decisión de Aznar que respondería a la coyuntura europea49. Por el contrario, en El Pais, la nueva situación de las FAS en Francia, es usada como elemento comparativo criticando el proceso iniciado en España y calificándolo de « precario » y de « improvisado » en relación con la perfecta planificación francesa50.

  • 51  Sólo en 1996, desde el mes de abril, unas veintitrés noticias tratraron sobre el tema de los presu (...)

26Dos de los temas que más tinta han derramado son los del presupuesto y el de la organización del nuevo ejército. El tratamiento de los mismos también resulta extremadamente partidista. Apenas conocidos los términos del pacto de legislatura entre el PP y CiU, algunos responsables de la cúpula militar y posteriormente el recién nombrado Ministro de Defensa, Eduardo Serra, van a señalar la necesidad del incremento progresivo de los presupuestos destinados a Defensa con el objeto de llevar a buen puerto el proyecto de profesionalización. Todo ello es reportado por la prensa en la que se ofrece un baile incomprensible de cifras que mezclan los millones necesarios para invertir en material logístico con el número igualmente necesario de soldados profesionales. Es en El País ( El Mundo sigue una línea similar ) en el que el tema de los gastos militares adquiere una tratamiento más sistemático51. Sin embargo, la posición del periódico es ambigua, y si bien no critica abiertamente los millones destinados a la modernización de los ejércitos, nos encontramos en sus páginas con una constante referencia a la explosión de las cifras de la objeción de conciencia, crítica indirecta a la gestión del problema por parte del gobierno de Aznar. De esta manera, nuevamente objetores e insumisos van a ocupar un lugar privilegiado en la prensa. La diferencia estriba en que esta vez tan sólo aparecerán como un arma arrojadiza para poner de manifiesto la inviabilidad del proyecto del PP en los plazos previstos (seis años).

  • 52  En 1995 se registraron 72.000 objetores de conciencia ; 90.000 en 1996, 110 000 en 1997 y 150 000 (...)

27A partir del anuncio del fin de la mili el número de objetores se disparó de manera considerable52 y ya en junio de 1996 encontramos, en El País, afirmaciones del tipo : 

  • 53  El país 6 de junio de 1996. Noticias de este tipo no van a dejar de sucederse hasta enero del 2001 (...)

el efecto inmediato que ha tenido sobre la objeción el mero anuncio de que la mili será suprimida a medio plazo demuestra las dificultades que entrañará el tránsito del Ejército actual a uno completamente profesional en España.53

  • 54  Veánse, por ejemplo, ABC 11/06/96 ; 26 /06/ 96 ; 29 / 07/ 96 ; 30 /07/ 1996 ; 15/11/96 o 11/12/96.
  • 55  ABC, 12 de junio de 1996.
  • 56  Veáse, entre otros, el artículo de ABC del 6 de mayo de 1996, titulado Hacia la profesionalización (...)

28Por su parte, la línea editorial de ABC afirma que este aspecto puede suponer un problema para la transición del modelo mixto de ejército a uno completamente profesionalizado, pero sus noticias, reportajes y columnas de opinión dejan entrever que el gobierno tiene la situación bajo control. Los titulares presentan las medidas que el gobierno se propone poner en práctica ­— salario de 30. 000 pesetas (aproximadamente 150 euros) para los reclutas, incorporación de la mujer al SMO, etc. — como fait accompli54sin dejar de atacar el « laxismo » de los gobiernos precedentes55. En lo que se refiere a los presupuestos, ABC aprueba sin reticencias al nuevo ejecutivo56. Finalmente nos ha llamado la atención que las diversas políticas tendentes a la privatización de la industria militar no han sido objeto de debate en ninguno de los tres diarios analizados.

  • 57  Agüero, Felipe, Militares, civiles y democracia. La españa postfranquista en perspectiva comparada(...)
  • 58  Valga como ejemplo el siguiente titular : « Un avión español lleva turrón a los niños de Bosnia » (...)

29Siguiendo al historiador Felipe Agüero, podemos decir que las diferentes políticas de los gobiernos de la transición hicieron posible el fortalecimiento del ministerio y del ministro de Defensa frente a los ejércitos y a los altos cargos militares para adaptar las FAS al régimen democrático asentando la supremacía de la autoridad civil57. La sucesivas reformas que se realizaron a lo largo de estos años para alcanzar dichos objetivos fueron llevadas con la máxima discrección tratando de alejar la cuestión militar de la plaza pública. Tras la desafortunada participación del ejército español en la Guerra del Golfo, el Estado se lanzó en una intensa campaña de limpieza de imagen de las Fuerzas Armadas. La culminación de ésta fue la conversión del aguerrido soldado español en un amable agente humanitario58.

  • 59  Movimiento de Objeción de Conciencia, « Carta abierta sobre el fin de la mili (2000) » en MOC, op (...)

30La búsqueda de alejamiento del ejército de la vida pública española responde a una política de relegitimación del mismo frente a la sociedad civil, cuyas creencias y valores se habían ido distanciando, desde los años setenta, de los valores de patriotismo, obediencia y sacrificio propios al ideario militar. El SMO, operando como transmisor de estos últimos, fue percibido por los jóvenes y por el conjunto de la sociedad como una institución arcaica heredera de otra realidad. Es aquí donde hace una irrupción inesperada el movimiento antimilitarista, rompiendo el cerco informativo y jugando un papel de acelerador de la toma de conciencia en el conjunto de la sociedad española sobre la necesidad de interesarse en el destino de sus Fuerzas Armadas. Aunque los objetivos estratégicos del movimiento no se cumplieron completamente, — « …la gente que formamos el MOC nunca hemos considerado la desaparición del servicio militar como un fin en sí mismo, sino una etapa en la lucha por la abolición del ejército y el militarismo social »59 — es innegable que su acción, amplificada por la prensa nacional, fue utilizada por los diferentes grupos del poder para transformar las estructuras de las FAS. Si bien el balance final de esta lucha es contrastado, el activismo del movimiento puso de manifiesto los límites de una democratización consensuada.

Haut de page

Notes

1  Cosido, Ignacio, « El modelo de Fuerzas Armadas post-2000 : el ejército profesional » en http://www.gees.org/, Archivo n° 2, sept. 1990.

2  Armadans, Jordi, « La profesionalización de las Fuerzas Armadas en España » en Oliveres, Arcadi y Ortega, Pere (eds.), El ciclo armamentista español. Una panorámica crítica (1989-1999), Barcelona, ICARIA, 2000, p. 46.

3  Martinez Paricio, Jesús, « L'armée en Espagne ou le pouvoir militaire en transition », en Genieys, William (coord.), L’Espagne du politique, Montpellier, Pôle Sud, n° 16, mayo 2002, p. 96.

4  Citado por Fínez, José Manuel, « Historia y actualidad de la objeción de conciencia » en Iglesia Viva, n° 173, 1994, p. 466. Véase también el testimonio de Beunza, figura clave del movimieto, en « Els inicis de l’objecció » en Tolrà, Jordi, Objeció, la revolta pacifista, Barcelona, Columna Ed., 1998, pp. 23-44.

5  El fenómeno de rentabilización de los costos políticos de la desobediencia llama la atención de la opinión pública y refuerza la conciencia política y moral del desobediente. Esta estrategia se repetirá en otros momentos de la historia del MOC. Por otra parte, se llama « colchón social », en el ámbito militante, al conjunto de personas, instituciones y asociaciones que prestan un apoyo activo al movimiento antimilitarista.

6  Sampedro Blanco, Victor, Movimientos sociales : debates sin mordaza. Desobediencia civil y servicio militar, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1997, p. 141.

7  Pereña, Luciano, La objeción de conciencia en España, Madrid, Propaganda Popular Católica (col. Justicia y Paz), 1971, p. 49.

8  La estrategia de la insumisión consiste en el rechazo directo a la incorporación en filas, es decir, que el insumiso no se declara objetor y al ser llamado para incorporarse a su plaza en el cuartel no se presenta. Su caso, considerado como de deserción, recae en la jurisdicción militar y no en la civil, lo que genera una confrontación directa con el ejército y el desgaste de la imagen del mismo.

9  Ajangiz, Rafael, « La objeción de conciencia en el Estado español : evolución de un concepto » en Ibarra Pedro (ed.), Objeción e Insumisión. Claves ideológicas y sociales, Madrid,Ed. Fundamentos, 1992, p. 33.

10  En 1977 y fruto de esta estrecha colaboración entre el MOC y el PSOE, se presentó en el Congreso un proyecto de ley para regular la objeción de Conciencia elaborado conjuntamente.

11  De Lucas, J., « El castigo de los insumisos. Acerca de la reciente jurisprudencia sobre objeción de conciencia e insumisión », Claves de la razón práctica, n° 25, 1992, p. 39. De la misma opinión es el general de Artillería en la reserva y miembro del Centro de Investigación para la Paz, Alberto Piris, cuando afirma que « el problema fue que la ley no se redactó para salvaguardar el derecho a la objeción de conciencia, sino para salvaguardar el contingente que tenía que ir cada año a la mili. Si hubiese sido una ley seria, el objetor hubiese tenido automáticamente una prestación que cumplir, no se hubiese disparado el número de objetores » (El País, 10 de julio 1994).

12  En febrero de 1983, el Parlamento Europeo había aprobado una Resolución (la Resolución Macciocchi) según la cual « ningún tribunal o comisión puede penetrar en la conciencia de una persona y que, por tanto, una declaración motivada individualmente debe bastar en la gran mayoría de los casos para obtener la condición de objetor de conciencia », citada por Sainz de Rozas, Rafael, « La objeción de conciencia en el ámbito internacional » en Ibarra, Pedro op. cit., p. 127.

13  Forma popular con la que se denomina el Servicio Militar Obligatorio.

14  Ver a este propósito : Aguirre, Mariano « Objeción de conciencia y modernización de la sociedad » en Papeles, Monográfico : La objeción de conciencia y la insumisión, nuevos retos sociales. N° 54, Centro de Investigaciones para la paz, Madrid, 1995, pp. 59- 64 ; y Martinez Paricio, Jesus, « Actitudes de la población española ante la profesionalización de las fuerzas armadas » en Cuadernos de estrategia, n° 98, Madrid, abril 1998, pp 113-146.

15  Servicio civil que los objetotes deben realizar, en instituciones públicas u ONG’s, en lugar del SMO.

16  Cincuenta y siete jóvenes se presentaron simultáneamente en las distintas sedes del Gobierno Militar del Estado, en función de la región militar a la que estaban llamados, para declararse insumisos al SMO y por añadidura a la Prestación Social Sustitutoria.

17  Ver Sampedro Blanco, Victor, op.cit., pp 237-294.

18  Labatut, Bernard et Martinez Paricio, Jesús, La professionnalisation des armées en Espagne. Conséquences des mutations du système d'hommes sur la politique militaire et sur les relations civilo-militaires, París, Centre d'Etudes en Sciences Sociales de la Défense, 2003, p. 58.

19  Sampedro Blanco, Victor, op.cit., p. 241.

20  Labatut, Bernard et Martinez Paricio, Jesús, op.cit, p. 112.

21  « La objeción en Europa », Hika, n° 41, Bilbao, 1993, p. 33.

22  Ajangiz, Rafael, « Insumisión », El País, 17 de febrero de 1989

23  Tomás, Suso. « Sindicalismo y antimilitarismo », Mambrú, n° 30, Zaragoza, 1989, p. 14.

24  Aspizúa Turrión, Jorge, « La profesionalización de las fuerzas armadas en España. El plan político y la actitud de los partidos políticos. La opinión pública » en Cuadernos de estrategia n° 98, Madrid, abril 1998, p. 106.

25  Ajangiz, Rafael, « Ley de servicio militar e insumisión » en En pie de Paz, n° 32, Madrid, 1994, p. 15.

26  Sampedro Blanco, Victor, op.cit., p. 263.

27  Oliver Olmo, Pedro, La utopía insumisa de Pepe Beunza. Una objeción subersiva durante el franquismo, Barcelona, Virus editorial, 2002, p. 168.

28  En 1998, España aparece, todavía, en el informe anual de Amnistía Internacional como un país en el que existen presos de conciencia.

29  Bardaji, Rafael L., « El servicio militar obligatorio y la degradación de la defensa » en http://www.gees.org/, Archivo n° 5, mayo 1992.

30  Martinez Paricio, Jesús, en Genieys, William, op. cit., p. 101.

31  Movimiento de Objeción de Conciencia, « Carta abierta sobre el fin de la mili (2000) » en MOC, En legítima desobediencia. Tres décadas de objeción, insumisión y antimilitarismo, Madrid, MOC/ Traficantes de sueños, 2002, p. 298.

32  Malalana Ureña, Antonio, « Análisis de las fuentes de información relacionadas con el tema de la profesionalización de las fuerzas armadas y las derivaciones sociales » en Cuadernos de estrategia n° 98, Madrid, abril 1998, pp 187-199.

33  Ochenta y cuatro en total.

34  Veinte en El Mundo ; diecisiete en ABC y catorce en El País.

35  Nueve en ABC ; siete en El Mundo y seis en El País.

36  Trece en El País ; nueve en El Mundo y tan sólo dos en ABC.

37  Once en ABC ; diez en El País y ocho en El Mundo.

38  ABC, 20 de enero de 1980.

39  Sampedro Blanco, Victor, op.cit., p. 272.

40  El Mundo, veáse, por ejemplo, el 29/01/96 ; el 19/02/96 ; el 28/06/96 o el 27/05/97.

41  ABC, 27 de mayo de 1996. Jarrai es el nombre con el que se conoce a las juventudes nacionalistas vascas de tendencia abertzale, es decir, próximos a Herri Batasuna, actualmente Euskal Herritarrok.

42  En 1996 había 348 insumisos presos, en el 2000, doce y en el 2001, siete.

43  ABC, El Mundo y El País, 4 de junio de 1996.

44  Veáse, especialmente, el artículo de Manuel Rivas titulado « Sentido Común » en El País, 31/07/96.

45  ABC, 9 de junio de 1996.

46  ABC, 25 de octubre del 96. El título del editorial habla por sí solo : « Respiro a las Fuerzas Armadas »

47  El País : 23/03/1996 ; 07/06/96 ; 18 /11/96 ; 28/02/98 ; 17/05/98.

48  El Mundo 12 de enero de 1997.

49  Veáse el editorial del 15/07/96 titulado « Nueva Francia Militar ».

50  Veánse, por ejemplo, el artículo de Miguel Angel Aguilar del 11/06/96, titulado « ¿A la francesa ? » o el editorial del 18/11/96 titulado « El colchón de la mili ».

51  Sólo en 1996, desde el mes de abril, unas veintitrés noticias tratraron sobre el tema de los presupuestos.

52  En 1995 se registraron 72.000 objetores de conciencia ; 90.000 en 1996, 110 000 en 1997 y 150 000 en 1998.

53  El país 6 de junio de 1996. Noticias de este tipo no van a dejar de sucederse hasta enero del 2001 cuando puede considerarse definitivamente suprimido el SMO.

54  Veánse, por ejemplo, ABC 11/06/96 ; 26 /06/ 96 ; 29 / 07/ 96 ; 30 /07/ 1996 ; 15/11/96 o 11/12/96.

55  ABC, 12 de junio de 1996.

56  Veáse, entre otros, el artículo de ABC del 6 de mayo de 1996, titulado Hacia la profesionalización y racionalización del gasto militar en el que se afirma que uno de los objetivos del presidente José María Aznar es « acabar con la situación de subsistencia en que los anteriores gobiernos han colocado a las FAS con los recortes económicos de Defensa » y « aproximar la partida presupuestaria a lo que invierten en este terreno los países aliados » ; o la entrevista al ministro de Defensa, Eduardo Serra, publicada el 7 de junio del 96.

57  Agüero, Felipe, Militares, civiles y democracia. La españa postfranquista en perspectiva comparada, Madrid, Alianza editorial, 1995, p. 327.

58  Valga como ejemplo el siguiente titular : « Un avión español lleva turrón a los niños de Bosnia » El País, 12/12/92.

59  Movimiento de Objeción de Conciencia, « Carta abierta sobre el fin de la mili (2000) » en MOC, op cit, p. 299.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Gordon-Nogales, « La transición desarmada : objetores, política y prensa en la transformación de las Fuerzas Armadas en la España democrática », Amnis [En ligne], 4 | 2004, mis en ligne le 01 septembre 2004, consulté le 28 juin 2017. URL : http://amnis.revues.org/781 ; DOI : 10.4000/amnis.781

Haut de page

Auteur

Carmen Gordon-Nogales

Institut National des Télécommunications – Evry, France
E-mail : carmen.gordon@int-evry.fr

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Les cahiers de Revues.org